La Provincia confirmó que en los próximos días la Nación firmará el contrato que permitirá dar inicio a los trabajos.

El subsecretario de Recursos Hídricos, Horacio Carvalho, confirmó hoy que en los próximos días se firmará el contrato para dar inicio a la obra de saneamiento del arroyo Durán, trabajos que se prevé comenzarán hacia fin de mes.

Asimismo, negó información periodística que adjudica responsabilidad de la Provincia en las demoras en la gestión del financiamiento, la cual Nación realizó ante el BID a partir de un proyecto realizado por el gobierno provincial que obtuvo oportunamente el visto bueno del organismo internacional.

Carvalho reiteró que la obra “es considerada prioritaria por la Provincia y que por ello el gobernador Omar Gutiérrez personalmente ha gestionado ante la Nación su ejecución”.

Precisó que en febrero pasado el subsecretario nacional de Planificación Territorial, Fernando Alvarez de Celis, visitó Neuquén y que junto a él recorrió la traza del arroyo y evaluaron el plan de obras previsto. También, dijo, el funcionario mantuvo un encuentro con el ministro de Economía e Infraestructura, Norberto Bruno para avanzar en los últimos detalles del mismo.

Carvalho recordó que la no objeción del BID se recibió el 21 de septiembre de 2017 y luego no hubo novedades hasta los últimos días, cuando Nación confirmó que la firma del contrato se realizará en lo inmediato.

Precisó que la obra demandará una inversión de unos 22 millones de dólares, y que el financiamiento del BID asciende a 6 millones de dólares.

La obra en cuestión está dividida en tres partes: el nacimiento del Durán, un sector de expansión y obra civil en las 127 hectáreas; y las reformas en el último tramo del curso de agua antes de su desembocadura al Limay.

La primera parte se realizará a la altura de la calle Catan Lil, en el barrio Valentina Sur, donde se recuperará el nacimiento del Durán desde el río. Allí se instalarán compuertas automatizadas para permitir y restringir el ingreso de agua.

La segunda parte de la obra se realizará en la zona de las 127 hectáreas, donde se construirá una obra civil (un puente para mejorar la comunicación de los barrios de ese sector sur de la capital neuquina con el resto de la ciudad) y se instalará la zona de expansión, que son aproximadamente dos hectáreas demarcadas por terraplenes, que se utilizará como espacio para resguardar agua en caso de crecidas.

La tercera parte se llevará adelante en el tramo final del curso de agua, donde se instalarán compuertas automatizadas en la desembocadura del Durán con el Limay, en la zona de la isla 132; un puente nuevo y la parquización de toda la ribera existente entre la calle La Pampa y la avenida Argentina.