El ministro (de Salud y Desarrollo Social, Ricardo Corradi Diez) me comentó la idea de llevar adelante estas dos jornadas de trabajo, y me parecieron necesarias, muy importantes y, yo diría, obligatorias, para que nos podamos encontrar para hablar cara a cara, para integrarnos, acercarnos, fortalecer el sistema de Salud. Pero resultan de ustedes las […]

El ministro (de Salud y Desarrollo Social, Ricardo Corradi Diez) me comentó la idea de llevar adelante estas dos jornadas de trabajo, y me parecieron necesarias, muy importantes y, yo diría, obligatorias, para que nos podamos encontrar para hablar cara a cara, para integrarnos, acercarnos, fortalecer el sistema de Salud.

Pero resultan de ustedes las ideas en el debate. No queremos llevar adelante ningún programa que sea una imposición, sino que queremos recuperar y refundar el sistema de Salud en la provincia, siendo coherentes con la historia, pero ‘aggiornándonos’ a los tiempos que corren. Y cuántos de los que están aquí han tenido la oportunidad de ir al sector privado y han renunciado a tomar ese camino.

Quienes trabajan en la Salud pública en la provincia del Neuquén tienen el corazón, la camiseta y aman la neuquinidad, en ese puente para el progreso y el desarrollo de los neuquinos que es la salud pública. Yo, cuando era chiquito, me crie escuchando hablar de la salud pública; de mi abuelo Pastor, por Del Vas y tantos otros ejemplos.

El grado de descentralización, de desconcentración, la prioridad de la inversión en equipamiento, en infraestructura, insumos, vehículos, el grado de formación y capacitación, el grado de cobertura en la territorialidad, la manera y las formas queremos que surjan de un debate del corazón del sistema de Salud de la provincia del Neuquén, que lo conforman ustedes. Y hay que atreverse a dar ese debate. Cada uno tiene una idea. Calculo que, si uno empieza a preguntar, cada uno tiene una idea de cómo llegar con mayor rapidez, con mayor eficiencia, con mayor integralidad.

Nosotros también tenemos una idea, pero esa idea queremos dialogarla, queremos construir un plan para relanzar nuestro sistema de Salud con cada uno de ustedes. Y queremos escucharlos. Cada uno de ustedes tiene una visión, una trayectoria y una expectativa distinta, muy probablemente, del que está sentado al lado de ustedes.

Cada uno de ustedes representa una expectativa y un sueño en una identidad de un paraje, de un pueblo, de una localidad. Pero entre todos tenemos la responsabilidad de conjugar esas realidades en la integración de un plan de salud público provincial.

Los que nacimos aquí o los que nacimos lejos o cerca tuvimos varias oportunidades y en más de una oportunidad decidimos quedarnos y estar en Neuquén. Una de las causas que motivan y que hacen la diferencia es el sistema de salud público en la provincia del Neuquén.

Lo más importante es que podamos consensuar un plan para que exista equipo, y en ese equipo todos tienen alguna responsabilidad, porque todos tienen alguna función donde cada uno vale lo mismo que el otro. Porque si uno no cumple con su función, el otro no va a poder hacer su parte. O porque el efecto o el resultado no va a tener la eficiencia y la eficacia que estamos buscando.

Tenemos distintas responsabilidades, pero cada uno vale lo mismo que vale la otra persona, esté en la función o la responsabilidad que esté. Por eso este plan lo queremos construir y lo necesitamos construir entre todos. Tenemos que escuchar las críticas. Hay que poner arriba de la mesa las cosas que andan mal. Sin ningún temor. No puede haber un sólo funcionario, no va a haber un sólo funcionario, que se pueda ofender por una crítica constructiva, porque ese funcionario entonces no puede ser funcionario de este gobierno. Necesitamos hacerle unos mimos, unos besos y unos abrazos a todo lo que anda bien; hay que poner en valor lo que anda bien para profundizar esos aciertos y porque nos costó un montón llegar a esos aciertos. Fue el fruto quizás, además de mucho trabajo, de muchos errores haber podido encontrar los aciertos. Hay que ponerlo en valor y protegerlo, pero también necesitamos decirnos las cosas que entre nosotros consideramos que están mal, las que nos imposibilitan llegar con mayor eficiencia y mayor amplitud.

Entonces, habrá que debatir cuál es la imagen que tenemos para construir. Un consenso de qué imagen estamos proyectando del sistema de la salud pública provincial en Neuquén. Y ese es el primer debate: cómo me imagino la salud pública dentro de 10, 15, 20, 30, 40 o 50 años en la provincia del Neuquén.

Los neuquinos, la provincia, qué nos van a reclamar, qué nos estarán exigiendo, pidiendo o solicitando de la salud pública provincial dentro de 40 o 50 años. Hay que empezar por esa imagen, hay que debatirla, hay que discutirla para construirla. El segundo paso para construir y llegar a esa imagen será debatir un plan. Y ese plan tiene que venir al presente. El punto de partida es este.

Nosotros somos fruto de una historia, hay una radiografía y hay un diagnóstico. Yo los invito a que pensemos, respetando la historia, aprendiendo de la historia, que por favor pongamos la vista para adelante en lo que tenemos que hacer.

Y en esto, por último, les quiero decir una cosa: no demos por bueno lo que por uso y costumbre hacemos. Replantéense, pregúntense en cada instante si lo que estamos haciendo es lo mejor y lo que se necesita, o si lo estamos haciendo por costumbre.

Animémonos a corregir y a cambiar continua y permanentemente la base operativa diaria de nuestro trabajo, para poder ampliar y desarrollar el progreso y el crecimiento de la salud pública. Tampoco le tengan miedo a la limitación de recursos económicos, porque muchas de las cosas que a veces no hacemos, hacemos mal o nos equivocamos, lo ponemos bajo el paraguas del pretexto no real de que es porque no hay recursos. Y prioricemos las acciones para alcanzar esos objetivos de esa imagen que hay que construir a través de la ejecución de un plan y partiendo de otro.

Hace poco tomé una decisión: compramos nueve ambulancias, ahora vamos a comprar nueve o diez ambulancias más, ¿está bien? ¿está mal? A mí me lo piden. Yo recorro la provincia, me gusta andar y soy de andar. Veo las circunstancias y la situación que implica una ambulancia nueva; una 4×2 o una 4×4. Como máquinas para Vialidad o como el equipamiento para la Policía, para las cámaras y las empresas provinciales.

Y tomo esa decisión.  ¿Esa decisión es acertada? ¿Es prioritaria? ¿Esos recursos es ahí donde más brillan o habría alguna otra prioridad?

Estas son las cosas que entre ustedes yo aspiro y necesito, que dialoguen, que debatan, que discutan y que logren al cabo de estos dos días recreando el espíritu de equipo, reencontrándose entre ustedes, fortaleciendo la nobleza de cada uno de ustedes con el sistema de salud y con los neuquinos poder construir un plan alejado de egoísmos y posturas extremas, ganando en empatía.

Pongámonos en lugar del otro y pensemos que por ahí el otro puede estar teniendo razón en este punto. Sabiendo que continuamente cambiando podemos corregir el error en la coherencia y en los hechos de lo que hemos definido. Si somos rápidos para cambiar vamos a poder ganar mucho tiempo en esas discusiones respecto de quien tiene razón. Planteo ir a los hechos, y sobre esos hechos que nos van a marcar claramente donde acertamos y donde no, corregir.

Nosotros confiamos en ustedes y confiamos en esto que estamos haciendo en otros espacios de gobierno. Tenemos nuestro plan, pero queremos y necesitamos construir un plan a la par de cada uno de ustedes en el cual cada uno de ustedes desde el vamos, desde el debate, desde la construcción en el diálogo y en la armonía de qué queremos hacer y cómo lo vamos a hacer, sean artífices para poder sentir ese plan, defenderlo y llevarlo adelante a lo largo y a lo ancho de toda la provincia.

Van a ser momentos difíciles, complejos, lo sé, lo viví en el banco y en otros lugares, no es fácil esto. Hay dos posibilidades, te levantas y te vas o enfrentas esta situación. Los invito a que enfrentemos esta situación, que nos hagamos cargo de esta situación, porque si lo logramos vamos a hacer un regimiento de empleados levantando la bandera de la salud pública de la provincia y logrando lo que los neuquinos necesitan, y por lo cual cada uno de ustedes decidió entregar la vida a la salud pública de la provincia del Neuquén.

La salud es algo que nos distingue, pero tenemos muchas cosas por mejorar y corregir. Tenemos problemas comunes con nuestras jurisdicciones. La otra vez hablaba con el gobernador de Río Negro (Alberto Weretilneck) y para encontrar profesionales le cuesta, como les cuesta a otras provincias y cuesta acá. Habrá inequidades que tendremos que corregir, y estoy dispuesto a corregirlas.

Quiero que tengan la tranquilidad y la claridad de que está la decisión política de bancarlos, de bancar el plan y las acciones con las decisiones que surjan en estos dos días. Y sino alcanzan dos días hacemos otras luego, es decir, este mecanismo participativo llegó para quedarse.

No los queremos cansar, ni queremos que se cansen, porque también de lo que aquí surja tenemos que ver los hechos concretos que se plasman en una realidad en la conducción del sistema de Salud de la provincia y de las máximas autoridades del gobierno de la Provincia.

Así que esto es darles la bienvenida, felicitarlos y agradecerles que hayan recogido el guante, que hayan trabajado, reclamado, exigido, y pedido para que este espacio se abra. No digo que nunca se haya abierto, probablemente más de una vez se abrió, pero sinceramente necesitamos que esté eternamente abierta con una efectiva participación si queremos mejorar la salud pública lo primero que tenemos que hacer es empezar por casa, es empezar por cada empleado del sistema de salud pública, hoy convocado hasta este nivel, pero hay que abrir hasta el último empleado del sistema de Salud, hasta el que hace el reparto, el cadete, el administrativo, entre todos poder conformar un gran equipo.

Así que, veremos los otros compromisos que tengo y, o me sumo a la cena o vengo a las conclusiones mañana. Tengo que ir al interior también mañana, pero calculo que alcanzo a ir y venir, pero lo más importante que yo tenía para transmitir es esto y que en el buen sentido de la palabra adminístrenlo, úsenlo, úsennos para poder poner un paragolpes para las cosas que por ahí no se entienden o de las que salen mal, para eso estamos nosotros, no ustedes. Confiamos en ustedes y es un espacio este que el gobierno ha estado atento porque lo han pedido, lo han reclamado y que lo tienen que usufructuar, lo tienen que bien utilizar, le tienen que sacar todo el jugo a este espacio para poder multiplicar nuevos encuentros y seguir avanzando.

Yo tengo muchas expectativas en esto porque confío en ustedes, porque a la gran mayoría de algún lugar los conozco y porque también soy paciente de hospital público y uno nunca se arrepintió de haber entrado en el hospital público.

Y uno vuelve a elegir un hospital público en la provincia de Neuquén, es un gran capital que emana de la historia, que lo han ido construyendo ladrillo a ladrillo hombres y mujeres que han entregado la vida. Ahora nos toca a nosotros construir un nuevo piso durante cuatro años y es muy importante poder contar con este debate y con este trabajo de ustedes.

Al definir qué hacíamos con el de Zapala, el de San Martín, el de Rincón de los Sauces, el de Neuquén, el remplazo o no del Castro Rendón en Neuquén, es muy importante que todas estas decisiones estén enmarcadas en un plan de desarrollo. Si no, son parches, son movimientos netamente coyunturales y nosotros necesitamos como una columna vertebral, un plan de desarrollo estructural para los neuquinos que es el sistema de Salud.

Así que confío en ustedes para este debate y que esto que yo he dicho y que puede sonar bien que se cumpla, sino donde me encuentren me lo tienen que decir “no, no se está cumpliendo este paso. Al final me engañaron durante dos días. No se cumplió nada de lo que hablamos”.

Esto es verdaderamente un espacio de participación para que se traduzca, a través de decisiones, en hechos concretos y está la firma decisión política de las máximas autoridades del gobierno, de apuntalarlos, de apoyarlos y de bancarlos en el plan que surja para relanzar nuestro sistema de salud provincial, sobre la base de lo que hay. Hay una provincia que tiene inconvenientes y dificultades sociales: droga, alcohol, delincuencia, violencia, indiferencia y en esto, al igual que en las escuelas, en los hospitales, se golpean cada dos o tres minutos con esa realidad, aún a veces no estando preparados y capacitados porque han sido formados para otra cuestión. Se encuentran con una realidad dura y cruel.

Nosotros esa situación la vemos, nos la marcan los informes, la vemos en la calle, pero estamos felices de generar, también a través de nuestro sistema de salud, más arraigo. El otro día inauguramos un centro de salud en Los Miches, si vos lo analizas económicamente no está justificado. Y nosotros estamos felices de haber podido construir e inaugurar ese pequeño centro de salud en Los Miches. Felices de haber podido darles la posibilidad a neuquinos de que se proyecten, crezcan y se desarrollen en el lugar donde nacieron o donde vuestros padres han elegido entregar su vida. Ese el marco político en nuestra provincia. Defender Neuquén para los neuquinos es la mejor manera de construir el desarrollo del país y generar las condiciones de arraigo para que nuestra provincia se desarrolle cada día un poco mejor desde la justicia social, priorizando a los que menos tienen y logrando un desarrollo más armónico y equitativo de las distintas zonas geográficas de la provincia de Neuquén. Yo sé que hay muchos para que hablen. Yo confío en que se abra definitivamente la puerta a ese debate sin agenda y sin límites y si hay que hacer la catarsis de un día entero de todos los errores de este nuevo gobierno en estos días meses, habrá que pasar un día entero haciendo la catarsis de todos los errores cometidos en estos diez meses, en este primer año de este nuevo gobierno.

No nos ofende, nos permite crecer y desarrollarnos. Sabemos que hay cosas que están mal, no venimos a esconder nada debajo de la alfombra, nada ganaríamos mintiéndonos y haciéndonos trampas entre nosotros. Decir que está bien es una irrealidad.

Nosotros confiamos en ustedes. Avancen. Y cuando consideren ustedes oportuno entre hoy y mañana, me llaman y vengo a las conclusiones o en el momento que consideren oportuno modifico mi agenda porque para mí es prioridad poder estar estos dos días en esta jornada, a la cual les auguro el mejor de los éxitos convencido de que va a ser así.

Nos vemos. Adiós.