En 2021 se entregaron 528 botones mientras que en 2022 -hasta fines de octubre- fueron 453 botones, totalizando 820 dispositivos monitoreados en la actualidad. Además, se monitorean otros 164 dispositivos duales.

A través de la Unidad Administradora de Dispositivos Georreferenciados -dependiente de la secretaría de Seguridad- se controla y asiste de forma permanente la seguridad de 820 personas en toda la provincia. El dato se conoció a partir de un informe que también detalla la entrega de 453 botones antipánico entre enero y fines de octubre del corriente año.

Los botones antipánico y sistemas duales son dos tipos de tecnología de alerta georreferenciada y de localización inmediata dispuestos por la justicia para aquellas personas que son víctimas de violencia de género o intrafamiliar. La implementación de esos dispositivos es determinada por la justicia y posteriormente la subsecretaría de Seguridad realiza las entregas, lo que permite liberar las consignas policiales en los casos que hayan sido asignadas.

La unidad trabaja en forma constante con comisarías, juzgados de familia, la fiscalía de género y con el Centro de Operaciones Policiales (COP), que monitorea todos los dispositivos. A través de un sistema operativo se registra la totalidad de los eventos o alarmas (que pueden ser de alta o baja prioridad) y posteriormente se elevan los informes a los juzgados de familia. En 2022 se presentaron 2.094 informes, con una cantidad de eventos variable.

El funcionamiento de dicha entidad se encuentra enmarcado en las leyes provinciales N°2786, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y N°2785 de régimen de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia familiar.

En ese aspecto cabe aclarar que no se trata exclusivamente de casos de violencia contra mujeres, ya que hay situaciones de padres y madres que denuncian a sus hijos o hijas, así como denuncias por conflictos entre vecinos, ex convivientes o ex parejas. Por lo tanto, el marco de protección abarca no solo la violencia de género hombre-mujer, incluyendo incidentes en los cuales las y los involucrados son menores de edad.