Desde el Consejo Provincial de Educación se adoptaron medidas a fin de cubrir las vacantes del nuevo establecimiento de educación primaria.

Desde el Consejo Provincial de Educación se informó que redoblaron la convocatoria para cubrir los cargos vacantes en la Escuela Nº 68 de Colipilli. Esta acción se suma a la tarea que se viene desarrollando desde principio del ciclo lectivo en articulación con la Supervisión y el Distrito Escolar.

El pasado 26 de mayo, se inauguró el edificio nuevo para la Escuela N°68 de Colipilli Arriba. La nueva escuela fue motivo de celebración para toda la comunidad porque garantiza la igualdad de oportunidades a través de la accesibilidad a la educación, con impronta en el arraigo local.

Tanto el Ministerio de Educación, como el Consejo Provincial de Educación, han puesto especial foco en su comunidad educativa y en atender las necesidades expresadas por docentes y directivos.

La ministra de Educación Cristina Storioni señaló que «ha primado el diálogo y el especial acompañamiento y seguimiento a través  de la Supervisión y el Distrito escolar, teniendo en cuenta las características del contexto y los cambios que ha venido transitando».

La escuela N°68 de Colipilli Arriba cuenta con cuatro docentes de Nivel Primario, un docente de Nivel Incial, docentes de Plástica y Música, Educación Física, maestra preceptora de Nivel Inicial y dos docentes de Lengua Mapuche.

Desde el inicio del ciclo lectivo, en este establecimiento escolar, se vienen realizando acciones concretas para optimizar el funcionamiento de la institución y también de la escuela primaria N°302 que se encuentra cercana y que comparte con la comunidad educativa.

En diálogo con los padres, en principio se acordó adelantar el inicio de clases de abril al mes de marzo, ajustando el horario.

Al iniciar el ciclo se tuvo especial atención en cubrir el cargo de la dirección del establecimiento, que nuevamente debe cubrirse ya que la directora suplente se encuentra en uso de licencia por motivos de salud. Para ello la Supervisora solicitó al CPE autorización para recurrir a un llamado público de 48 horas.

En este sentido, la Dirección de Educación Primaria dispuso autorizar el llamado a otros listados provinciales y se espera que hoy lunes se concrete la cobertura de la vacante.

Simultáneamente en el mes de julio la Supervisora Escolar, María Alejandra Iorio solicita a la dirección de Ruralidad, a la dirección provincial de Educación Primaria, la dirección de Educación Inicial y al Cuerpo Colegiado, se autorice la reorganización de las Escuelas 68 y 302, para que puedan funcionar en ambos turnos trasladando algunas secciones al turno tarde, a fin de facilitar el proceso de cobertura de  cargos docentes con el personal que actualmente se desempeña en ambas instituciones.

Al respecto, desde el CPE se adelantó que esta propuesta ya cuenta con el aval del Cuerpo Colegiado, acción que garantiza las clases para las secciones.

Al respecto, la presidente del CPE, María Susana Ferro expresó: “Valoramos el esfuerzo de los docentes que trabajan en ámbitos rurales, que se entregan por completo en este acompañamiento a los niños y niñas de nuestro interior neuquino».

A su vez destacó el rol de las supervisoras que deben gestionar rápidas respuestas atendiendo a sus necesidades. «Redoblamos la convocatoria, dado que los cargos están, pero no hubo docentes que respondan al llamado para cubrirlas», agregó.

Ferro destacó que «en medio del conflicto gremial que ha impedido el normal acceso a los lugares de trabajo, desde el Consejo Provincial de Educación se avanza en acciones para atender a todas las escuelas, contemplando todas las situaciones. En este caso, el de la Escuela N°68 de Colipilli, se continua ininterrumpidamente con los llamados y se adaptaron los requisitos bajo la normativa vigente, para acelerar la cobertura del cargo».

Sobre la escuela

La escuela de educación intercultural cuenta con una matrícula de 17 niños y niñas en el nivel inicial y 55 del nivel primario, y con una planta funcional de tres docentes de grado, tres docentes de educación especial, tres docentes de cultura mapuche y cinco auxiliares de servicio.

El edificio tiene cuatro aulas comunes, dos aulas especiales, un aula multipropósito y una sala jardín, además de salón de usos múltiples, comedor, dirección, sanitarios para directivos y para alumnos, cocina, despensa y depósito.