Una de las principales medidas es mantener la higiene para evitar la formación de comunidades de roedores en lugares cerrados y evitar el contacto con estos animales en todo ámbito, especialmente el rural.

El  gobierno de la provincia del Neuquén recuerda a la población las medidas de prevención para evitar el contagio de la enfermedad infecciosa Hantavirus. Es importante que las mismas sean tenidas en cuenta tanto en ámbitos rurales abiertos como espacios cerrados, en fábricas por ejemplo, ante la posible presencia de roedores en busca de alimento. La enfermedad es transmitida por ratones infectados con dicho virus y, si bien su incidencia es baja, es de gran importancia para la salud pública por su mortandad.

Los síntomas mas relevantes son intensa cefalea (dolor de cabeza); fiebre mayor a 38º de temperatura y decaimiento con dolores articulares. Dado que otras enfermedades comienzan con estos mismos síntomas, hay que realizar consulta médica y no automedicarse. No es algo contagioso.

Sucede que al no existir una vacuna contra la enfermedad, la única manera de controlarla, es prevenirla. Las mejores medidas para este fin son: evitar el contacto con los roedores y sus excretas; así como también mantener prácticas higiénicas del medio que les impidan colonizar la vivienda, los sitios de recreo y trabajo.

En este sentido, el jefe de la zona sanitaria IV, Néstor Saénz, explicó que “dentro de las recomendaciones a brindar, una de las más importantes es no generar basura; mantener limpios lugares de acampes y senderos; usar barbijos, guantes y botas en trabajos rurales y tareas de limpieza o desmalezamiento; ventilar espacios cerrados; evitar la utilización de trampas para rodeadores por lo que se sugiere el uso de cebos y usar guantes para tirar al roedor en doble bolsa, nunca manipularlo”.

En consecuencia, se estimula a la población a la adopción de hábitos y prácticas que controlen la población de roedores en el medio, evitando factores de posible anidación, reproducción y alimentación de los mismos, así como también, para evitar que ingresen a los domicilios y propagar el contagio desde allí.

Las infecciones por hantavirus afectan con mayor frecuencia al sexo masculino y a personas jóvenes. Además, dado que tiene un reservorio silvestre propio de las aéreas rurales, la población que habita en estas zonas es la más afectada.

En este marco, se considera que presentan mayor riesgo de exposición los pobladores rurales, camioneros o transportistas, guardafaunas, guardaparques, gendarmes, policía, trabajadores de vialidad, trabajadores municipales, recolectores de residuos, de sectores rurales donde habita el reservorio. También se incluyen turistas, acampantes, pescadores, que ocupan cabañas que han permanecido cerradas o refugios naturales en áreas con evidencia de roedores.

La forma de transmisión, según informó el ministerio de Salud de Nación, es “por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, la orina y saliva de roedores infectados. Otras posibles vías contagio son a través del contacto con excrementos o secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o por la mordedura del roedor infectado.

También existen evidencias epidemiológicas y virológicas de transmisión persona a persona en relación al virus Andes en el sur de Argentina, y por ello, las secreciones y otros fluidos humanos deben considerarse potencialmente peligrosos en los casos de atención a pacientes con infección por hantavirus. Vale mencionar que no hay evidencia de transmisión por medio de perros y gatos ni se ha demostrado transmisión por artrópodos (arañas, cangrejos, ciempiés).

Entre las manifestaciones clínicas del Hantavirus, su síndrome cardiopulmonar “puede presentarse como un cuadro leve con un síndrome febril inespecífico o llegar hasta la manifestación más grave con insuficiencia respiratoria grave y shock cardiogénico”, detalló la misma fuente.

El proceso de incubación fluctuaría de los 7 a 45 días, y por convención, se estableció que es de 30 días.

Para más información y asesoramiento, la comunidad podrá comunicarse con los hospitales de San Martín de los Andes al 02972-427495, Junín de los Andes al 02972-4491162, de Villa La Angostura al 02944-494752, y centro de salud de Villa Traful al 02944-479011.