Además del programa “PRODA en Casa”, se potenció el desarrollo agroalimentario en la red de huertas urbanas, entre otras acciones.

Como parte de la Producción primaria de agroaolimentos y en el 20° aniversario del programa, continúa el plan diseñado en contexto de pandemia, “PRODA en Casa”, instrumentado para toda la provincia en 32 municipios y comisiones de fomento, alcanzando una población objetivo, estimada en 10 mil familias. En este sentido, se garantizó la entrega de semillas e insumos a los municipios adheridos.

Durante el 2022, se potenció el desarrollo agroalimentario en la red de huertas urbanas: protegidas, terapéuticas y educativas, sumando incluso nuevos espacios productivos, a través de la asistencia técnica, capacitación y acompañamiento a huerteras y huerteros. Actualmente son más de 30 huertas urbanas en todo el mapa provincial.

Además, hay nuevas unidades productivas, como la reciente Huerta Protegida PRODA-UNCo, en la zona de bardas de la capital neuquina. Participan de ello 15 familias de la comunidad educativa y vecinos y vecinas de la zona lindante.

Se puso en marcha el plan Vivero Abierto para la producción de plantines florales, ornamentales, aromáticas y medicinales. Se acondicionaron dos invernaderos plantineros ubicados en huertas urbanas que el programa desarrolla en el Club San Cayetano de Parque Industrial y en el predio recreativo Los Sauces de la obra social de la Universidad Nacional del Comahue (SOSUNC).

Se realizó el cierre del certamen “Ciudad Zapallo 2021-2022” con una feria para la promoción y comercialización de zapallos agroecológicos, y durante la última temporada se cosecharon alrededor de 15 mil kilos de zapallos.

Se realizó el lanzamiento de una nueva edición del concurso Ciudad Zapallo 2022-2023, con capacitaciones presenciales, entrega de semillas y seguimiento técnico de los procesos productivos a través de medios remotos; y se continuó con la promoción y diversificación de la producción de las huertas urbanas estimulando a la siembra y cultivo de gírgolas. También se impulsó y desarrolló el plan de cultivos bajo cubierta a partir de la instalación de invernaderos en batería en dos localidades provinciales (Loncopué y Zapala).