Una primaria del casco viejo de Centenario inyecta energía limpia directamente a la red. El EPEN busca concientizar sobre el uso de esta tecnología basada en fuentes renovables

El Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) puso en funcionamiento una estructura de paneles solares en el ejido urbano de la localidad de Centenario, cuyo sistema fotovoltaico está conectado directamente a la red de distribución del servicio, utilizando la nueva tecnología de “generación distribuida”.

Por la mañana, un nutrido e interesado grupo de alumnos de sexto y séptimo grado recorrieron junto a sus maestras las nuevas instalaciones ubicadas en el predio escolar. Una vez allí pudieron aproximarse y conocer cómo funcionan los paneles y también realizar preguntas a los ingenieros del EPEN especializados en fuentes renovables. El evento contó con el acompañamiento del intendente local, Esteban Cimolai, el vicepresidente del Consejo Provincial de Educación Gabriel D´Orazio y el presidente del EPEN Francisco Zambón junto a su equipo técnico.

El Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) puso en funcionamiento una estructura de paneles solares en la Escuela n.º 109 de Centenario.

El edificio elegido es la Escuela Provincial N°109, y sobre una porción del patio se instaló el equipamiento -que, al estar a nivel del piso- permite conocer de cerca y concientizar sobre el uso de las fuentes renovables de energía. El sistema instalado cuenta con 20 módulos de 250 vatios cada uno y un equipo inversor, con una potencia instalada de 5 kilowatts.

En este sentido Zambon explicó que: “El proyecto global busca colocar una buena cantidad de potencia fotovoltaica en una red de baja tensión para ver cómo es su funcionamiento.  Es la segunda instalación en la localidad y el objetivo no solo es que genere energía, sino que sea demostrativo, por eso se hizo en la escuela 109 que tiene un gran patio, con buena insolación, y sobre el piso para que los chicos puedan verlo, familiarizarse con la tecnología y sea aun lugar de encuentro para otras escuelas, u otros establecimientos de la zona”. El ingeniero agregó que – “El lugar tiene cartelería indicativa y por medio de un código QR, con el celular se puede acceder a los datos del inversor y ver los valores históricos y los datos técnicos que en ese momento están generando al sistema”.

El marco del proyecto es un Consorcio Público Privado, denominado IRESUD-RI integrado por el EPEN, la Universidad Nacional de San Martín en Bs As y la empresa ALDAR, especializada en proyectos fotovoltaicos y es parcialmente financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT) del ex Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Durante la recorrida, una de las maestras expresó que – “Nos parece una oportunidad buenísima, porque permite que aquellos chicos que no tenían conocimiento ni acceso a este tipo de tecnologías, lo puedan tener”. Y agregó que –“A partir del año que viene lo vamos a incluir como proyecto dentro de la currícula. Ya desde Jardín, lo vamos a ir trabajando, para que empecemos a conocer, a saber, de los beneficios que tiene tanto para la energía, como para la naturaleza”. “Estamos agradecidos que hayan elegido esta escuela”, finalizó.

Entre los alumnos, llamó la atención el interés en el tema y las preguntas que surgieron, las cuales fueron respondidas una a una. Ante la consulta, algunos opinaron que “las energías alternativas, son muchísimo más útiles, ya que muchas veces la plata no alcanza y con esto podes ahorrar mucho más, porque a veces gastas la energía sin darte cuenta, no cerras bien la heladera, dejas prendidas las luces, y no te das cuenta”. Y agregaron “Nos parece una buena forma de usar los recursos renovables”.

Zambon explicó que: “El proyecto global busca colocar una buena cantidad de potencia fotovoltaica en una red de baja tensión para ver cómo es su funcionamiento».