Como parte del programa “Marcos de Paz”, se brindarán talleres para transformar positivamente las relaciones y las prácticas que se desarrollan en contexto de encierro.

La subsecretaría de Seguridad participó de la presentación del programa “Marcos de Paz”, destinado a capacitar al personal penitenciario en materia de mediación y cultura de la paz. Se trata de una iniciativa de carácter interinstitucional coordinada por la Procuración Penitenciaria de la Nación.

El objetivo principal del programa es prevenir la violencia y los malos tratos en contextos de encierro mediante la palabra, el diálogo y el encuentro. Se busca mejorar el conocimiento acerca de los conflictos de convivencia entre las personas privadas de su libertad, promover la palabra como herramienta para la resolución pacífica de los conflictos, encontrar formas no violentas de gestión y resolución de los conflictos de convivencia, lograr una reducción de los índices de violencia entre los jóvenes y promover la cultura de la paz. A la vez, se pretende colaborar para que los jóvenes adquieran herramientas pacíficas para la defensa de sus derechos e intereses.

“Buscamos promover el diálogo y el ejercicio del derecho a la palabra, transformar positivamente las relaciones y las prácticas”, expresó el jefe de la Oficina de Prevención de la Tortura de la Procuración Penitenciaria Nacional, Alberto Volpi.

El programa comenzó formalmente el 1° de julio de 2017 y se conformó como resultado de distintas experiencias desarrolladas en contextos de encierro durante 2015 y 2016.

Los círculos de diálogos entre pares, enmarcados en los métodos participativos y colaborativos de resolución de conflictos, son el canal que el programa generó para promover reformas favorables en derechos humanos y en la calidad de vida de las personas que viven y trabajan en contextos de encierro.

El cronograma de actividades incluye un taller con autoridades y agentes policiales en Neuquén y Zapala, para culminar con un conversatorio de diálogo abierto.

La directora provincial de Población Judicializada, Natalia Vallejos, dijo que se trata de “una oportunidad muy positiva, que permite pensar estrategias para generar formas pacíficas de resolver conflictos a través del diálogo y el encuentro cara a cara, en contextos tan complejos como el ámbito carcelario”.

En este sentido, la directora resaltó la buena disposición de las distintas instituciones que intervienen en el ámbito penitenciario, para continuar trabajando en mejorar las dinámicas cotidianas tanto en relación con las personas que se encuentran en contexto de encierro, como respecto de los agentes penitenciarios y funcionarios de distintas áreas del Estado.

Participaron de la presentación el jefe de la Oficina de Prevención de la Tortura, Alberto Volpi y las facilitadoras del programa; la coordinadora de la subsecretaría de Seguridad, Efigenia Di Benedetto; autoridades de la Policía del Neuquén y referentes vinculados con el tema.