Desde “Fresas del Nahuel” realizaron un envío de 80 frascos de mermeladas de manzana con nuez y de rosa mosqueta. La fruta para elaborar sus distintas presentaciones proviene, en su gran mayoría, de productores de Plottier.

Luego de 10 años de crecimiento paulatino, “Fresas del Nahuel” pudo concretar su primer envío de mermeladas al exterior, específicamente, hacia Taiwán. Se trata de 80 frascos chicos que permitirán mostrar las bondades de este producto patagónico en la feria internacional de Taiwan International Wine and Spirits Festival in SPRING 2022. El evento, que contó con más de 130 expositores y alrededor de 34.000 visitantes, se realizó en abril.

Para este emprendimiento familiar, esta experiencia fue todo un desafío: desde el diseño de las etiquetas en chino, hasta la operatoria para realizar el envío. Fernando Zurita, dueño de la firma comentó con entusiasmo que “las expectativas son las mejores”.

La oportunidad surgió a partir de un contacto comercial que había establecido una bodega local para enviar sus vinos a una feria internacional, y la importadora estaba muy interesada en conseguir dulces de la Patagonia. A partir de ahí, el Centro PyME-ADENEU -dependiente del Ministerio de Producción e Industria- generó el contacto con el emprendimiento.

“Nosotros creemos que el mundo está lleno de nichos de mercado, no solo de volumen. Por ejemplo, en una dietética de Taipei tienen nuestras mermeladas, y allá mueren por una manzana porque es un producto caro para ellos”, explicó Zurita.

“Fresas del Nahuel” nació en 2012 y cuenta con habilitación nacional para comercializar sus mermeladas (endulzadas con azúcar y estevia) y frutas en conserva. Además, lograron certificar sus productos como libres de gluten sin t.a.c.c y orgánicos.

Estos avales les permitieron ampliar sus canales comerciales. “Producimos alrededor de 7000 frascos mensuales y los comercializamos a la ‘Cooperativa Obrera’, y en el norte neuquino, el sur de Río Negro y Bahía Blanca”, detalló Zurita.

Este crecimiento comercial y de posicionamiento del producto ahora logró traspasar las fronteras del país. El emprendimiento es asistido de forma personalizada por una consultora a través del programa “Desafío exportador”, diseñado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI) y que es ejecutado en Neuquén por Centro PyME-ADENEU. La asistencia técnica le permitió resolver cuestiones operativas y técnicas para concretar este envío a Taiwán.

Esto forma parte de una parte inicial de un proceso que apunta a la internacionalización de sus productos. En paralelo, se asiste en comercio exterior a más de 20 empresas neuquinas para que logren insertarse en el mercado internacional. Para esto, el Centro PyME-ADENEU cuenta con un equipo de consultores externos, especializados en la materia.

Desde Centro PyME-ADENEU, también se acompañó a “Fresas del Nahuel” mediante la línea de capital de trabajo, en 2020 por un monto de $300.000 para la adquisición de una paila, y el año pasado, por $1.200.000 para la adquisición de una cámara de frío para conservar la fruta.

Es de destacar que el emprendimiento apunta a potenciar la producción local y a la inclusión social. “Nosotros compramos fruta local. En Plottier hay 90 hectáreas de frutilla, 10 de frambuesa y 3 de mora, y nosotros estamos en vínculo permanente con 10 familias productoras”, señaló Zurita.

En tanto que, para las tareas en la fábrica, propiciaron convenios laborales con entidades que traten distintas temáticas de discapacidad.

Anabel Lucero Idizarri, gerente general del Centro PyME-ADENEU consideró que “Fresas del Nahuel es un emprendimiento neuquino que hace años trabaja de forma cercana con nosotros, haciendo un correcto y eficiente aprovechamiento de los servicios de la Agencia, tanto financieros, como capacitación, asistencia técnica y vinculación comercial. Todas estas herramientas, conjuntamente con el trabajo diario del emprendedor, han materializado el crecimiento de la empresa».