El sector de la cadena que mayor crecimiento ha experimentado en estos últimos 15 años es el de engorde y terminación de animales, permitiendo diferenciar a hoy todos los procesos de producción (cría, recría y engorde y terminación).

Tradicionalmente los establecimientos se dedicaban al ciclo completo pero la baja eficiencia en el tiempo y el rinde de los animales gordos dejaron paso a ciclos intensivos de terminación de las distintas categorías novillitos/novillos/vaquillonas y vacas.

“Los engordes a corral comenzaron incipientemente durante el 2001/2, de la mano de las políticas de incentivo ganadero provincial que impulso la retención de terneros en la provincia, y se fueron consolidando en las áreas de secano y con producción bajo riego como son Zapala Añelo, Picún Leufú y Confluencia”, referenció la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag. “En estos escenarios es donde se observa el mayor crecimiento y persistencia de la actividad, asociado a la cercanía a los centros de producción forrajera, faena y consumo”, amplió.

A la fecha, “se encuentran en funcionamiento 26 engordes a corral de bovinos que concentran aproximadamente 10.000 bovinos pero con una capacidad estimada anual mayor a los 30.000”, detalló.

Aunque hay momentos en que la rentabilidad de los mismos es muy acotada el sector privado sigue apostando a la producción bovina, haciendo el ciclo completo o buscando alternativas para mejorar el sistema.

Desde el Gobierno provincial se acompaña desde diversas áreas tal como la subsecretaria de ambiente, Recursos Hidrícos y Producción para sumar emprendimientos formalizados y por otra parte han sido convocados para ser partícipes de la formulación y diseño del Plan Ganadero Bovino provincial.

Regularizaciones

Desde el ingreso en vigencia de la Ley 2.797, que enmarca la actividad, se avanzó con la regularización de 11 establecimientos (42%)  de los cuales 3 han sido regularizados recientemente (Ranquilón, Piedra del Aguila y Las Taperitas). Además se encuentran con la factibilidad de la Subsecretaría de Producción 7 de ellos (27%) estando los mismos en instancia de evaluación por parte de las Subsecretarías de Medioambiente y Recursos Hídricos de la provincia. El restante 31% se encuentra en distintas etapas de seguimiento.

Según los datos aportados por SENASA, las faenas provenientes de engordes representaron 22584, 21499 y 20529, para los años 2017, 2018 y 2019 respectivamente, representado el 82 % de los envíos a faena provinciales.