Con los datos relevados se estima que unas 5.100 hectáreas (más del 60% de la superficie en producción de los cultivos enumerados) se ha visto afectada por las heladas de los días 31 de octubre y 01 de noviembre de 2022.

Tras las heladas tardías de los días 31 de octubre y 1 de noviembre, se dio a conocer el informe preliminar de afectación de cultivos. El porcentaje de pérdida promedio ronda un 39 por ciento, estimándose una merma de 62.000.000 kilos entre frutas de carozo, pepita, frutos secos y hortalizas. Las pérdidas rondan entre casi el 60% y el 27%, y se prevé una situación crítica en los establecimientos que se dedican a estos cultivos.

El Ministerio de Producción e Industria informó que se estudian las estrategias más viables, en función del ciclo de cultivo y el estado fenológico al momento de la ocurrencia de los eventos detallados.

En Neuquén existen 8.230 hectáreas destinadas a cultivos de carozo, pepita, vid, frutos secos y horticultura. Estos cultivos se extienden en los valles irrigados de la provincia, con clara preponderancia de aquellos situados en el Departamento Confluencia, extendiéndose hasta el valle de Picún Leufú. Algunas de ellas constituyen las principales producciones agrícolas de la provincia, con productos de calidad, con destino a la exportación

Durante las madrugadas del 31 de octubre y 1 de noviembre se registraron en la Provincia del Neuquén temperaturas bajo cero durante varias horas, alcanzando valores de hasta -3,5º C, que provocaron heladas sostenidas. El 31 de octubre, las temperaturas negativas se registraron en toda la zona de Confluencia, de manera generalizada y por un periodo que se extendió de 5 a 9 horas. En cambio, en la madrugada del 1 de noviembre, las temperaturas bajo cero se produjeron en áreas más localizadas y por un lapso menor (entre 3 y 4 horas). En esta segunda instancia se vio afectada principalmente la zona de Vista Alegre y Centenario y en menor medida en San Patricio del Chañar y Añelo.

Esta situación produjo daños por helada en la mayoría de los cultivos comerciales, afectando principalmente a los hortícolas, vides, frutos de pepita, como así también a la producción de frutos secos cuya afectación, también se registró en el departamento Picún Leufú.

Si bien se trabaja en el relevamiento y monitoreo de las superficies afectadas, en los siguientes apartados se brinda la información lograda hasta el momento.

En lo que es Horticultura, según los datos relevados, la superficie comprometida es de alrededor de 400 hectáreas distribuidas entre Vista Alegre, Centenario, Añelo, Plottier y Senillosa, que involucran establecimientos de 131 productores, principalmente vinculados al Mercado de Concentración del Neuquén.

Las especies de solanáceas y cucurbitáceas registran afectaciones y daños entre el 80% y 90%. Estos son los casos de tomate, pimientos y zapallos, principalmente. En algunos casos, las plantas afectadas podrían llegar a recuperar su productividad, aunque más tardíamente, a través de posibles rebrotes.

Los cultivos de hoja, cebolla y ajo rondan en el 30% de afectación. Si bien no se registraron daños en invernaderos pero sí -llamativamente- en algunos cultivos con malla antihelada.

En cuanto a cultivos de pepita y carozo, la superficie afectada se estima en los valles irrigados en Neuquén, en 3.500 hectáreas, en manos de unos 130 productores. Los daños en pepita y carozo que incluyen cereza, nectarines, duraznos y ciruelos, rondan entre un 30% y un 60% dependiendo la zona. El daño ha sido menor, en aquellos establecimientos que pudieron realizar defensas activas durante ambos sucesos.

En relación a los viñedos, se sabe que es el cultivo más afectado por estas heladas tardías. La superficie damnificada es de alrededor de 900 hectáreas, en manos de 20 productores.

Los daños en viñedos ascienden entre un 70% y un 100%, dependiendo de la zona. Además de la fruta, también se observan daños en brotes que pueden comprometer la próxima cosecha. En establecimientos que han aplicado defensa activa (riego por aspersión), también se ha observado daño que en algunos casos afecta hasta el 50% del cultivo. Las producciones menos comprometidas son aquellas que se encuentran en pendientes, como es el caso de algunos viñedos de San Patricio del Chañar.

Los frutos secos, almendros y nogales se vieron particularmente afectados, siendo más importantes en el segundo caso. La superficie afectada es de 250 hectáreas que involucran a 25 productores. Cabe destacar que existen cultivos de nogales en el departamento Picún Leufú, que se vieron particularmente afectados.

En general, se estima que el daño alcanza entre un 60% y un 70%, afectando tanto la fruta (deshidratación y caída, mayormente la de menor tamaño), como los brotes.

En las frutas finas, por ejemplo, en los cultivos de frutilla que se asientan principalmente en la zona de Plottier y Senillosa, el daño ronda el 70%, con las principales afectaciones en la primicia y floración nueva. Los daños implicaron la pérdida total de la floración que se encontraba en ese momento, y en menor medida fruta recién cuajada, afectando a 77 hectáreas en manos de 60 productores. Hubo cultivos más o menos afectados según la fecha de plantación de cada uno, generando pérdidas estimadas entre 70 gr y 110gr por planta, siendo el promedio en la zona de 400 gr a 600 gr por planta durante toda la temporada de cosecha (seis meses). De esto se desprende que el daño ronda el 20%, calculándose 250 toneladas de merma.

Cabe mencionar que, al ocurrir el evento en los inicios de la temporada de cosecha, financieramente repercute aún más en la economía de los productores.

En cuanto a frambuesas y mora, la primera tiene dos floraciones bien diferenciadas en las variedades que se utilizan en la zona donde la primera ocurre en la primavera y la segunda hacia fines del verano. Las heladas mencionadas afectaron al 100% de flores y frutos en formación de la producción de primavera, lo que implica un 60% de la pérdida total de la temporada 22-23 viéndose comprometidas 25 ha y 28 productores afectados con 90 Tn. comprometidas.

En lo que respecta al cultivo de mora, el daño ocurrió en floración y en llenado de frutos en su totalidad. Esto implica la pérdida del 100% de la producción de la campaña 22-23, afectando a 17 productores que suman 12 ha en total y 130 Tn.

Cabe aclarar que estas producciones no contemplan defensa contra heladas, ya que los estados fenológicos sensibles a las mismas se encuentran fuera del período de ocurrencia.  Lo que generó la imposibilidad de mitigar tal fenómeno.

Declaraciones juradas

Iniciado el proceso de recepción de declaraciones juradas por parte de los establecimientos afectados el día 2 de noviembre, hasta el día 4 del mismo mes, se habían recibido128 declaraciones juradas (de 90 productores), de las cuales 45 son de establecimientos hortícolas, 42 corresponden a establecimientos con cultivos de vid y los 41 restantes son de establecimientos con frutales de carozo, pepita y frutos secos. Se prevé poder continuar con el proceso durante 48 horas hábiles adicionales.