Bajo el lema Ni Un Pibe Menos Por La Droga se desarrollarán durante todo el fin de semana diferentes actividades organizadas por la federación de Familia Grande Hogar de Cristo junto al gobierno provincial.

El gobernador Omar Gutiérrez recibió este mediodía en la Residencia de la Costa a más de 50 jóvenes de los Hogares de Cristo y otras instituciones católicas de todo el país que llegaron a la Ciudad de Neuquén con el objetivo de peregrinar y visibilizar la problemática de los consumos y adicciones.

La subsecretaría de Ciudades Saludables y Prevención de Consumos Problemáticos, perteneciente al ministerio de Niñez adolescencia juventud y Ciudadanía, junto al equipo local de Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) organizaron diferentes actividades que se llevarán adelante durante todo el fin de semana en Neuquén capital.

Las personas que forman parte de esta peregrinación nacional están transitando su proceso de rehabilitación acompañadas por la FGHC con el propósito de dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y/o consumos problemáticos de sustancias psicoactivas.

Las actividades comenzaron este jueves 15 de diciembre, donde se llevó adelante una charla abierta en el sum del Concejo Deliberante. Luego, se peregrinó hacia la misa de bienvenida, celebrada en el Santuario Don Bosco.

Esta mañana se llevó a cabo una conferencia de prensa en el Refugio Cura Brochero y posteriormente tuvo lugar un espacio recreativo de deporte y cultura. A través del freestyle, jóvenes compartieron sus experiencias y vivencias. Más adelante se realizó una jornada de Fútbol Valorado donde se propició el diálogo y se desarrollaron acuerdos y consensos en el juego.

El fin de semana están previstas más actividades. El sábado por la mañana se llevará a cabo la «Jornada de Misión» y por la tarde terminará la actividad con una misa en el Oeste. Así mismo, el domingo peregrinarán desde el Santuario Don Bosco hacia la Catedral María Auxiliadora donde se finalizará con una misa central.

Gutiérrez destacó que «es importante el trabajo que realizan las y los voluntarios en este tipo de espacios y por eso es fundamental que el Estado acompañe con políticas públicas a las personas que pelean día a día contra esta problemática que afecta de manera transversal a la ciudadanía».

El subsecretario de Ciudades Saludables y Prevención de Consumos Problemáticos, Hernán Ingelmo, agregó que estos espacios «constituyen un actor fundamental y una herramienta política pública importante en la atención y contención de las personas en las zonas más vulnerables y desprotegidas».

Los Hogares de Cristo son espacios «donde se recibe la vida como viene en su totalidad y complejidad». Acompañan, contienen y sostienen a todas las personas en situaciones de vulnerabilidad y problemas de consumos en su proceso de rehabilitación desde hace 11 años. Actualmente existen distribuidos en todo el país 170 dispositivos y 140 centros barriales familia grande.