Esta semana se entregaron los certificados digitales a más de 160 personas de la administración pública que participaron de la capacitación.

La primera edición de la diplomatura de Extensión Universitaria “Gestión Pública con Perspectiva de Género y Diversidad” comenzó a principios de abril de este año y finalizó la primera quincena de noviembre. Aprobaron 163 agentes de la administración pública provincial, municipal y nacional. Durante esta semana se entregaron los certificados digitales a las y los participantes.

El dictado se impartió de manera virtual en la Plataforma Integrar Académica de la Dirección Provincial de Capacitación y Fortalecimiento de la Función Pública dependiente de la Subsecretaría de Fortalecimiento Institucional y Asuntos Públicos del Ministerio de Economía e Infraestructura.

La diplomatura fue una iniciativa conjunta entre el gobierno de la provincia del Neuquén junto a la Universidad Nacional del Comahue a través de la Secretaría de Extensión, aprobada por Resolución 0014/22 de la casa de altos estudios. Esta propuesta formativa tuvo como propósito el desarrollo de competencias de las y los agentes públicos para la transversalización de la perspectiva de género y diversidad en la gestión pública, especialmente a quienes participaban en el diseño, implementación y monitoreo de proyectos y programas de diferentes organismos.

A partir de la organización modular, la propuesta se estructuró en un espacio inicial de familiarización con la plataforma y seis módulos que permitieron  abordar los contenidos desde lo general y normativo a la formulación de programas y proyectos con una perspectiva de género y diversidad.

Se incluyeron dos talleres: comunicación gubernamental con perspectiva de género y diversidad y el diseño de un trabajo final integrador de la diplomatura. Asimismo, se desarrolló a lo largo del cursado un ciclo de Webinar con profesionales expertas con amplia trayectoria  que permitieron la reflexión  sobre las acciones y prácticas que se llevan adelante desde el Estado.

Entender las políticas públicas desde un enfoque transversal de género y diversidad implica a cada agente, a cada sector, a cada organismo público transformar los modos en que se planifican y ejecutan las acciones del Estado, ampliando las miradas y generando prácticas que tiendan a lograr mayor igualdad y equidad para toda la ciudadanía.