Neuquén cumplió la meta y vacunó al 95 por ciento de niños y niñas de entre 13 meses a cuatro años.

El 30 de noviembre finalizó la Campaña Nacional de Vacunación contra el Sarampión y la Rubéola, con una cobertura del 95 por ciento de la población objetivo, de modo que se cumplió con la meta propuesta. Durante la campaña se vacunaron 40.594 niños y niñas de entre 13 meses a cuatro años.

Durante los dos meses de campaña los equipos de salud se abocaron a facilitar el acceso a la vacuna. Se trabajó con horarios y días especiales de vacunación, se visitaron instituciones como jardines maternales y de infantes, centros de cuidados infantiles, hogares, comisiones vecinales y espacios públicos de alta concurrencia para informar y vacunar a los niños de entre 13 meses a cuatro años inclusive.

“Esto es francamente un éxito de los vacunadores”, dijo la referente del programa de Inmunizaciones y Vigilancia de Enfermedades Inmunoprevenibles del ministerio de Salud de la provincia, Araceli Gitlein, en referencia al personal de enfermería y a los agentes sanitarios que trabajaron en la campaña.

La campaña en 2018 alcanzó la meta del 95 por ciento de la población a vacunar; superando ampliamente lo ocurrido durante la campaña de 2014, en la que se llegó al 81 por ciento.

Igualmente, más allá de la buena cobertura alcanzada, desde el programa informaron que se sostendrá la búsqueda activa de niños sin vacunar hasta el 14 de diciembre.

Gitlein dijo que “quedaron 2.900 chicos, en toda la provincia, sin vacunar” y agregó que “la mayor concentración, unos 2.400 están en Neuquén capital y unos 200 en San Martín de los Andes. Entonces, estos lugares tienen que seguir trabajando y buscando a estos niños. Los 300 restantes están distribuidos en distintas localidades”.

En el resto de la provincia se lograron las coberturas esperadas. Gitlein reiteró que “estos números claramente tienen que ver con el trabajo de los vacunadores”. Y agregó “nosotros pensábamos que la comunidad iba a tener un alto acercamiento a los vacunatorios y esto no ocurrió. Entonces, permanentemente los equipos tuvieron que estar repensando sus actividades para lograr llegar a vacunar a los niños”.

Hasta la próxima semana, algunos equipos realizarán como tarea post-campaña las búsquedas activas. Esta acción se realiza “en los efectores que no lograron encontrar a la totalidad de los niños y están saliendo casa por casa. Esto ocurre por ejemplo en Neuquén capital, en el área del hospital Heller y en la del centro de salud Almafuerte y en San Martín de los Andes”, comentó la referente.

Gitlein finalizó diciendo que como se observó en toda la campaña “no hubo demanda de la comunidad, y además nos encontramos con muchos chicos que tienen sus vacunas de calendario atrasadas. Hay que alertar a los padres y hacer un llamado a la reflexión”. Y enfatizó que para mantener la inmunidad de la comunidad “es muy importante que tengamos altas coberturas de vacunación en todas las vacunas del calendario, las cuales son gratuitas y obligatorias”.