El Ministerio de Energía y Servicios Públicos informó a través del presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Eduardo Vidal, que hoy se realizó el último empalme para darle terminación a la obra de recambio del acueducto Río Grande, el cual forma parte del denominado sistema Bahía Blanca, de extrema importancia para la ciudad de Neuquén por su extensa área de cobertura.

Con este acueducto se abastece de agua potable todo el sector noreste de la ciudad, un importante sector del centro y a los barrios Confluencia, Santa Genoveva, Provincias Unidas, Sapere, Villa Farrel, Mariano Moreno, Belgrano y Villa María.

Dicha conexión en su fase final consistió en un remplazo de cañería de 250 metros, realizado desde hace unos 25 días y en el día de la fecha se culmina el segundo y último que dará lugar a las pruebas de funcionamiento. Es por ello que en dicho sector de la zona este se notara una baja de presión en el servicio.

Los trabajos de realización del empalme comenzarán a la medianoche. En este sentido, el presidente del EPAS, Eduardo Vidal, indico que “el empalme conecta con la red existente e incluye una válvula corta. La obra se inicio hace 3 meses y ya está la fase final, entre la calle Río Negro y Santa Cruz”.

De esta forma, Vidal informó que “la baja presión se notara a partir de las 9 de la noche, los trabajos se desarrollarán entre las 11 y 12 de la noche y demandarían 4 horas y a primera hora del día martes se estaría recuperando la presión”.

La obra tiene un monto de inversión de casi 3 millones de pesos y la población beneficiada es de unos 60.000 habitantes de la ciudad capital.