Desde el Organismo se comunicaron las acciones llevadas a cabo para garantizar el agua en cantidad y calidad dentro de la cisterna de la Meseta, además de las obras que ejecutará la Provincia en los próximos 6 meses.

Invitado por la subsecretaria de Servicios Públicos de la provincia, el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) participó de una reunión con vecinos de Añelo que contó también con la presencia de representantes del EPEN, HIDENESA y funcionarios municipales, con el objetivo de informar sobre los avances en la solución de la problemática del agua en algunos barrios de la localidad.

La delegación del organismo estuvo encabezada por el gerente general de Servicios del Interior, Juan Vassallo, junto a una delegación nutrida por personal profesional y técnico que trabaja en distintas áreas.

Al respecto, el presidente del EPAS, Martín Herrera, destacó las acciones que se están llevando a cabo en la localidad: “El Ente se hizo presente cuando los vecinos realizaron la medida de fuerza que incluyó el corte de ruta, y se asumió un compromiso con ellos a partir de directivas emanadas por el gobernador de la provincia (Omar Gutiérrez)”.

Agregó que “es muy importante poder mantener estos encuentros que muestran los avances que se están logrando para mejorar la prestación del servicio, porque si bien no es responsabilidad del EPAS en forma directa, tuvimos que intervenir con todo nuestro personal técnico y operativo para garantizar un servicio esencial en una localidad que crece constantemente”.

Durante la exposición a cargo de Vassallo se informaron los trabajos que viene realizando el organismo para abastecer de agua potable al tanque elevado que brinda el servicio a un sector de la localidad. Desde el 29 de noviembre se inyectaron al tanque 21.605.000 litros de agua, con una demanda cubierta las 24 horas, los 7 días de la semana.

El control de la calidad del agua de bebida de suministro público que es transportada en los camiones es llevado a cabo a través de la gerencia de Control de Calidad y Ambiente, de la cual depende el Laboratorio Central del EPAS que certifica normas internacionales, brindando seguridad en los resultados obtenidos en las muestras. Los puntos de control, según lo acordado con la Municipalidad y vecinos, se realiza en la intersección de las calles 1 y 11 y sobre el tanque ubicado en La Meseta.

Posteriormente se expusieron los avances en las gestiones que el organismo está llevando a cabo con el ministerio de Energía y la secretaría de Servicios Públicos respecto de la instalación del flexi que se concretará en los próximos días. Tendrá capacidad para inyectar 1.000.000 de litros diarios potabilizados mediante una planta potabilizadora instalada en la margen del río por la empresa responsable de llevar a cabo esta acción. El establecimiento incluye estación de bombeo de transferencia, sistema de filtrado y cloración.

Con esta cañería provisoria se podrá llenar 3 veces al día la cisterna del barrio sin tener que utilizar los camiones cisternas. Esto mejora la disponibilidad del recurso y además facilita el proceso de potabilización del agua. Esta forma de abastecimiento se realizará por los próximos 90 días, mientras la provincia a través del EPAS licita las dos obras que solucionarán este inconveniente por los próximos años.

Una de estas obras es la construcción de una cañería de 200 milímetros de diámetro, de material PVC, que tiene una longitud aproximada de 1.000 metros. Esta tarea tiene una inversión estimada de más de 30 millones de pesos, con un plazo de ejecución de 60 días desde que es licitada (podría estar finalizada a mediados de abril).

El segundo trabajo comprometido es la construcción de un nuevo módulo potabilizador con su presedimentador correspondiente. Esta obra demanda una inversión superior a los 115 millones de pesos, con un plazo de ejecución de 120 días corridos, por lo que podría estar finalizada para mediados de junio.

El presidente del EPAS, Martín Herrera, destacó las acciones que se están llevando a cabo en la localidad.