La iniciativa comenzó con una capacitación destinada a la comunidad adulta de Aluminé y Villa Pehuenia.

El ministerio de Educación, puso en marcha este jueves el Ciclo de Sensibilización en Grooming al Mundo Adulto, una iniciativa que tiene como objetivo abordar esta problemática que afecta a niñas, niños y adolescentes a través de tres ejes principales como son la prevención, concientización y erradicación, en un trabajo conjunto con otros organismos y asociaciones.

La ministra de Educación y presidenta del Consejo Provincial de Educación (CPE), Cristina Storioni, consideró que “desde nuestro lugar debemos promover herramientas y acciones que permitan el abordaje de esta problemática que afecta a una población particularmente vulnerable como son las y los estudiantes”.

Agregó que “en este contexto, cobra importancia el trabajo colaborativo para abordar los temas que involucran a las infancias y juventudes. Nos hace encontrar en el punto de custodia y cuidado de sus derechos en nuestra responsabilidad como adultos, educadores, familia y ciudadanos”.

Realizar tareas de capacitación, asesoramiento, prevención y difusión a la comunidad es el verdadero aporte que se pretende realizar desde el Gobierno Provincial junto a la ONG Grooming Argentina (con quien la cartera educativa firmó un convenio de colaboración) y junto a instituciones académicas y representativas en la temática para generar una red articulada de intervenciones, como son la Facultad de Informática de la Universidad Nacional del Comahue y la Asociación de Mujeres Juezas Argentinas (AMJA).

Tras el lanzamiento del ciclo, que se realizó semanas atrás, este jueves comenzó el ciclo de capacitaciones virtuales con un primer encuentro destinado a la comunidad adulta de Aluminé y Villa Pehuenia que estuvo a cargo de Hernán Navarro, presidente de Grooming Argentina.

Las actividades continuarán en otras localidades y también estarán dirigidas a estudiantes avanzados/as de los Institutos de Formación Docente, autoridades y referentes del poder Ejecutivo y participantes de cursos de la Facultad de Informática.

Se destacó que estas acciones tienen como objetivo promover el compromiso de los adultos para que fortalezcan su conocimiento en materia digital, apuntando a construir normas de convivencia en la red, a partir de acciones de prevención y un uso responsable de la tecnología: la falta de información en los adultos incide en una notable cantidad de potenciales denuncias que nunca llegan a la Justicia.

El grooming es la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño, niña o adolescente mediante el uso de Internet. Los adultos que lo realizan suelen generar un perfil falso, haciéndose pasar por un chico o una chica y buscando generar una relación de confianza con quien quieren acosar.

El grooming en Argentina

En diciembre del 2013 fue incorporado como delito al Código Penal: el artículo 131 establece una pena de prisión de 6 meses a 4 años.

Una encuesta realizada por Grooming Argentina en 4276 niños, niñas y adolescentes de entre 9 y 17 años de 10 provincias del país-entre las que se encuentra Neuquén-reveló que el 54,4% habla con personas desconocidas por Internet y un 48.9% fue agregado a un grupo de WhatsApp por desconocidos sin su consentimiento.

El 32.6% de los niños, niñas y adolescentes encuestados utiliza juegos en red, ha hablado por privado con desconocidos a partir de invitaciones recibidas y el 26% se encontró personalmente con alguien que conocieron por Internet. Además, 7 de cada 10 utiliza telefonía celular para comunicarse.

Al 35.4% de los niños, niñas y adolescentes encuestados les han pedido que enviaran fotos desnudo/a o con poca ropa y el 33.49% recibió imágenes o vídeos de contenido sexual de un desconocido o de alguien que haya conocido por Internet.

Lejos de constituirse como un delito autónomo, puede estar acompañado de amenazas como la extorsión, el secuestro, el abuso sexual y la producción, distribución y comercialización de material de abuso sexual contra las infancias (ASCI), mal llamada “pornografia infantil”.

Este delito es tan destructor del aparato psíquico de la víctima, que provoca múltiples daños psicológicos con consecuencias traumáticas donde los impactos se producen en todas las esferas de la subjetividad de los y las niñas y jóvenes, ampliándose a su núcleo familiar y su entorno afectivo.

Se advierte la figura del pederasta digital como un nuevo delincuente sexual, que suele dirigir acciones de grooming a varias víctimas en simultáneo. En el 30% de los casos estas son conocidas de la víctima originaria (denunciante), lo cual demuestra que el pederasta se vincula con su entorno (amigos, compañeros de escuela, contactos de sus redes sociales).