El acuerdo permite la cesión del espacio físico del ex Hogar Hermanas de la Misericordia para la concreción del Centro de Inclusión Social para personas en situación de calle, en la ciudad de Neuquén.

El ministro de Desarrollo Social y Trabajo, Abel Di Luca, concretó la firma del convenio de colaboración con el obispo Fernando Croxatto y la subsecretaria de Desarrollo Social, Sandra Ruiz, por el que la diócesis cede el edificio donde funcionaba el Hogar Hermanas de la Misericordia, para concretar la puesta en funcionamiento del Centro de Inclusión Social para varones en situación de calle, en la capital neuquina. Acompañó la firma la coordinadora de Enlace Ministerial, Belén Vázquez.

El obispo celebró el acuerdo establecido y destacó: “Tenemos que atender a esta realidad que nos toca todos los días. Me parece importante que esta propuesta tenga una incidencia real, que además de la contención se realicen talleres de formación que ayuden a superar las situaciones y ofrezcan un futuro”.

Por su parte, Di Luca explicó que “la pandemia nos hizo generar estos dispositivos y hoy tenemos que darle un marco legal, una estructura para que puedan funcionar de mejor manera”. Además, agradeció al obispado por el espacio cedido y expresó: “Me parece importante que cada organismo cumpla con el rol que le toca. Es muy importante que ustedes nos acompañen porque nos da otro contenido, otra base para profundizar el trabajo con la gente”.

Además, la subsecretaria Ruiz dijo: “Tenemos que incorporar todos los programas y proyectos que ofrece Desarrollo, para brindar otra perspectiva y la posibilidad a las personas, facilitarles que consigan trabajo: ser un emprendedor, trabajar la tierra para autoabastecerse, y así otorgarles herramientas para su desarrollo personal”.

Se prevé que el dispositivo esté funcionando en el nuevo edificio a mediados del mes de diciembre del 2022, en donde se recibirán transitoriamente a varones de entre 18 y 59 años de edad en situación de calle y sin antecedentes penales.

Asimismo, se presentó el “Protocolo de Admisión y Permanencia del Dispositivo y el Reglamento Interno del Centro de Inclusión Social”, acordado por los organismos. Es importante destacar que actualmente el albergue funciona en un espacio más reducido, por lo que el nuevo edificio permitirá asistir a más personas y llevar adelante talleres de capacitación en oficios y herramientas de desarrollo personal de manera cómoda para los usuarios. El dispositivo funciona las 24 horas del día, los 365 días del año.