La iniciativa forma parte de un plan de acciones para fomentar las buenas prácticas en la producción de verduras y hortalizas.

La subsecretaría de Producción lleva a adelante el Programa de Calidad Hortícola, tendiente a fomentar las buenas prácticas en la producción de verduras y hortalizas. Con adhesión voluntaria de los interesados, el programa brinda acompañamiento técnico para quienes deseen mejorar su producción, trabajando bajo Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

Algunos de los beneficios de la aplicación del programa implican el acceso a la capacitación constante y gratuita; entrega de elementos de protección personal; calibración de las mochilas pulverizadoras para su correcto uso; acompañamiento en el registro de labores permitiendo llevar un control; y el acceso preferencial a líneas blandas de financiamiento, para la compra de insumos y de equipos de fertirriego.

Desde septiembre, se trabaja en las calibraciones de los equipos pulverizadores manuales y asistiendo en el manejo adecuado de los fitosanitarios. En este marco, el equipo técnico recordó que “está prohibido el uso de cualquier producto a base de clorpirifós de acuerdo a lo establecido en la ley 3336”.

La calibración del equipo pulverizador permite controlar el volumen erogado por superficie, lograr una distribución eficiente y aplicar la dosis adecuada.

Legislación

La Ley 3336, promulgada en junio de este año, establece la prohibición de elaborar, comercializar y usar productos fitosanitarios a base de Clorpirifósetil o metil, e indica como autoridad de aplicación al  ministerio de Producción e Industria o el organismo que lo remplace. Esta autoridad debe coordinar con las autoridades de Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (CIPPA), con las del Mercado Concentrador del Neuquén y con las direcciones de Comercio de los municipios, el control de lo establecido.