Los ministerios de Niñez, Adolescencia y Juventud y de Desarrollo Social y Trabajo iniciaron un ciclo de encuentros virtuales con educadoras de los CCI, CDI y UAF de toda la provincia para intercambiar experiencias.

El ciclo de encuentros virtuales con educadoras de los Centros de Cuidados Infantiles (CCI), los Centros de Desarrollo Infantil (CCI) y las Unidades de Atención Familiar (UAF) de toda la provincia comenzó el 30 de abril. Tienen por finalidad el intercambio de saberes y la reflexión sobre las tareas cotidianas en el cuidado de las niñeces tempranas.

La subsecretaría de Niñez y Adolescencia, que depende del ministerio de Niñez, Adolescencia y Juventud, junto con el ministerio de Desarrollo Social y Trabajo proponen el ciclo sobre cuidados en las niñeces tempranas, en el marco de la promoción de derechos y poder estar presentes en este contexto de aislamiento preventivo y obligatorio.

Los encuentros tendrán lugar una vez al mes y cuentan con la participación de alrededor de 30 educadoras de las localidades de Aluminé, Neuquén capital, Picún Leufú, Piedra del Águila, Plaza Huincul, Plottier, San Martín de los Andes, San Patricio del Chañar y Senillosa. Se trata de educadoras que trabajan en esos centros en el cuidado de niñas y niños de 45 días hasta 3 años de edad y con quienes también se busca reflexionar acerca de la función que cumplen esas instituciones en el desarrollo de las potencialidades y capacidades de las niñeces tempranas.

En el primer encuentro, participaron desde la subsecretaría referentes de la dirección de Abordajes Integrales y del área de Estrategias de Participación y Abordajes. Se trabajó alrededor de preguntas que pudieran dar cuenta de la situación y de cómo se llevan adelante las actividades en este contexto. “¿Cómo están acompañando a las familias y niños de lugares a los que es difícil llegar?”, “¿Qué descubriste en este tiempo?”, “¿Cómo nos estamos conectando?”, fueron algunos de los disparadores que circularon.

En estos tiempos, pensar la formación de educadoras es posicionarse entendiendo las diferentes realidades y contextos que cada una transita, y darle prioridad a los intereses e inquietudes de quienes deciden ser parte de esta formación virtual no obligatoria. Es vital pensar un plan de acción que permita seguir en contacto, siendo totalmente respetuosas con cada una de las personas que hoy decidieron ser parte de estos conversatorios. Escuchar y abordar sus demandas y preocupaciones, habilitar espacios para dialogar y poder estar atentas a sus devoluciones permitirá planificar en base a sus voces y no solo a las organizacionales.

La subsecretaría de Niñez y Adolescencia tiene un camino recorrido en espacios de formación para educadoras que dependían de los municipios de cada localidad. Ahora, en este nuevo ciclo virtual junto al ministerio de Desarrollo Social y Trabajo, amplió el alcance a los centros provinciales. Los encuentros seguirán adelante en esta modalidad virtual durante el tiempo de aislamiento social preventivo y obligatorio.