La ministra de Salud, Andrea Peve, participó de la segunda edición del CNC Fest.

El sábado 23 de noviembre en Villa Pehuenia se llevó a cabo la caminata de tres kilómetros, y luego se dio inicio a la carrera Cross Country Kids, en la que niños y niñas, de acuerdo con su edad, recorrieron distintas distancias. Las actividades de prevención, capacitación y deportivas apuntaron a concientizar sobre los accidentes cerebrovasculares.

La ministra de Salud, Andrea Peve, participó de la caminata programada, junto a la referente de la Red Provincial de ACV, Miriam Vicente y al intendente de Villa Pehuenia, Sandro Badilla. Hubo stands de comidas saludables y los primeros 500 inscriptos en las carreras recibieron una remera de regalo.

La ministra Peve destacó “el trabajo para concientizarnos en la prevención de esta enfermedad; cada vez somos más las personas que trabajamos y acompañamos, porque todos queremos una Argentina libre de ACV”, y agregó “tenemos que multiplicar la concientización y vamos a seguir acompañando estas actividades para pensar juntos en una salud para toda la comunidad”.

La segunda edición de la CNC Fest fue organizada por la Clínica y Neurocardiología (CNC) y por los ministerios de Salud y de Gobierno y la municipalidad de Villa Pehuenia.

La ministra Peve destacó “el trabajo para concientizarnos en la prevención de esta enfermedad; cada vez somos más las personas que trabajamos y acompañamos, porque todos queremos una Argentina libre de ACV”.

Sobre el ACV

Se estima que cada año 17 millones de personas en el mundo son víctimas de ACV. Entre ellas, más de seis millones mueren y aproximadamente cinco millones sobreviven con secuelas que les dificultan funcionar adecuadamente en la vida cotidiana.

Estos datos posicionan al ACV como la segunda causa de muerte y la primera causa de discapacidad. Además, se estima que por cada ACV sintomático, hay nueve denominados “infartos silentes” que impactan en el nivel cognitivo de los pacientes en forma crónica.

“El Accidente Cerebro Vascular−ACV se caracteriza por la presencia de un déficit neurológico de inicio súbito, ocasionado por una disminución del flujo sanguíneo cerebral, conocido como infarto, o bien por una hemorragia, es decir la extravasación de sangre por ruptura de los vasos”, explicó Miriam Vicente, referente de la Red Provincial de ACV y detalló que “entre 80 y 85 por ciento de los ACV son isquémicos, mientras que del 15 al 20 por ciento restante, son hemorrágicos”.

Se estima que en el país ocurren entre 130.000 y 190.000 ACV por año, es decir, uno cada cuatro minutos. El 30 por ciento de las personas fallecen el primer mes, lo que significa de 39.000 a 60.000 muertes anuales en Argentina por esta causa. Además, el riesgo de repetir un ACV es del 26 por ciento en los primeros cinco años y del 39 por ciento dentro de los 10 años.

En Neuquén –no hay estadísticas certeras– se estiman unos cinco ACV por día, lo que indicaría unos 1.800 por año; y representaría unas 360 muertes y unas 900 personas con discapacidad por año.

Actualmente, se trabaja fuertemente en el fortalecimiento de la Red Provincial ACV Neuquén, para abordar esta problemática de manera articulada e integral desde todo el Sistema de Salud -establecimientos público y privados- para que cuando se detecte que una persona está sufriendo un ACV, se active el protocolo ACV y llegue en tiempo y forma a los centros de atención en donde se puedan tratar esta patología.

En el marco de esa estrategia, recientemente se presentó la aplicación PuntoACV, desarrollada a nivel provincial para que los profesionales de la salud tengan mayores herramientas para realizar el diagnóstico oportuno y realizar otras acciones vinculadas al registro de los eventos a nivel provincial.