Se originó el fin de semana producto de la caída de un rayo. El fuego se encuentra controlado, pero estiman que se necesitarán tres días más para extinguirlo por completo. Alrededor de 150 brigadistas y tres helicópteros del Plan Nacional del Manejo del Fuego trabajan en el lugar.

Unos 150 brigadistas y tres helicópteros del Plan Nacional de Manejo del Fuego trabajan para sofocar un incendio que se desató el jueves pasado en la zona del paraje Quilca, entre Aluminé y Villa Pehuenia, producto de la caída de un rayo. Si bien el fuego ya se encuentra controlado, el secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara informó que “se necesitarán al menos tres días para extinguirlo por completo”.

Las llamas afectaron un área de aproximadamente 160 hectáreas, donde se emplaza un bosque nativo en el que abundan los grandes pastizales, ñires achaparrados por la altura y algunas araucarias. Lara señaló que “afortunadamente se pudo controlar a tiempo y no alcanzó a ocasionar daños humanos ni materiales”.

“El incendio involucra un área de pronunciada pendiente, lo cual dificulta las tareas que se llevan adelante en el lugar. En estos momentos el foco está rodeado y contenido. Lo que resta es enfriarlo con agua y al mismo tiempo -por tierra- ir haciendo pequeños cortafuegos a pala para evitar que se siga expandiendo”, precisó.

Respecto del trabajo logístico destacó que “hay tres helicópteros abocados a esta tarea. Se hizo una especie de dique de emergencia con una máquina de Vialidad Provincial para que los helicópteros tomen el agua de ese mismo río y no tengan que trasladarse más lejos”.

Indicó que esta maniobra implica que “permanentemente se esté trasladando combustible para abastecer a los helicópteros, el cual se transporta desde Chapelco hasta Quilca mediante tres cisternas”.

Además dijo que cuentan con alrededor de seis camiones motobombas y tipo truck de 6×6, los cuales suben a los brigadistas por la pendiente hasta donde el terreno se lo permite para que puedan trabajar.

Por su parte, indicó que los agentes afectados a esta misión hacen campamento en la escuela de Quilca, que es el establecimiento más cercano a la zona del incendio y no fue afectado porque se encuentra del otro lado del mallín.

También comentó que ayer alrededor de las 20 se desató otro incendio en la zona del lago Alicura, donde se encuentran las piscifactorías. “El fuego fue atacado con un avión de Bariloche en conjunto con un equipo de brigadistas de esa localidad y pudo ser apagado”, finalizó.