Infraestructura e innovación tecnológica serán factores primordiales. Hubo festejo virtual y trivias online para los integrantes del banco.

«Mejorar sucursales, habilitar más cajeros e invertir en soluciones digitales, allí deberá apuntar el banco», sostuvo Alejandro Visentin, presidente del Banco Provincia del Neuquén (BPN), que este sábado 3 de octubre festeja sus 60 años de existencia.

A través de un brindis virtual que se realizó este viernes con todos los integrantes del banco, Visentin analizó el recorrido de la entidad y no dudó en afirmar que «el banco que hoy tenemos es el fruto de 60 años de trabajo y continua reinversión». «Desde BPN creemos que hoy, más que nunca, tenemos la posibilidad de crear nuevas oportunidades; y que esas oportunidades llegan a todos gracias a la confianza que cada persona deposita en nuestra empresa», dijo el presidente de BPN.

En ese sentido apunta la nueva campaña publicitaria del banco, próxima a estrenar. «Queremos destacar el apoyo de nuestros clientes, que son los verdaderos impulsores de todo esto. Mostrar que cuando un cliente deposita confianza, la convertimos en oportunidades y cómo esa confianza vuelve en nuevos activos para toda la provincia», como préstamos personales, créditos a las Pymes, cajeros automáticos en los barrios o nuevas sucursales, explicó.

 

 

«Trabajamos para estar cerca y acompañarlos continuamente, tanto de forma presencial como online, nuestro propósito es superarnos siempre, y este es el BPN que estamos construyendo», señaló Visentin. Sin dudas, el banco de hoy ya no es el mismo que hace 60 años. Un edificio inteligente y sustentable, sucursales modernas y digitales, espacios coworking, cajeros automáticos de última generación, redes sociales, bancas móviles, sitio web, una aplicación propia para celulares y un homebanking son elementos característicos de estos tiempos, que BPN supo incorporar y en los que trabaja en forma constante para llevar un mejor servicio a sus clientes.

También en la última década, BPN realizó una fuerte inversión en infraestructura, inaugurando sucursales y cajeros automáticos en toda la provincia. Hoy cuenta con 64 casas de atención y cerca de 220 cajeros automáticos. Además de haber inaugurado el primer edificio sustentable de la Patagonia e incorporar energías renovables en sus nuevas instalaciones.

«Pensando en hoy y en el futuro, nuestra responsabilidad es mantener el liderazgo que tenemos como banco regional, cumplir con todas las exigencias que nos pide el cliente y lograr la sustentabilidad del banco para poder llevar con éxito el rol social que tenemos», dijo Visentin.

«Y sobre todo, mantener nuestra identidad, nuestro ADN.  Ser un banco líder, sustentable, profundizar esa cercanía que tenemos con nuestro cliente, esa atención diferencial que siempre nos caracterizó, y llevar a nuestro banco al siguiente nivel en esta era digital», finalizó.

Un poco de historia

En 1958 la Legislatura Provincial aprobó, mediante la Ley Nº 19 del año 1958, la creación del BPN. Dos años más tarde, el 3 de octubre de 1960, el banco abrió por primera vez sus puertas en Avenida Argentina 45 de la ciudad de Neuquén. En 1961 se abren las sucursales de Centenario y Junín de los Andes.

En 1964 se dispuso la estatización del Banco pasando a ser Entidad Autárquica del Estado Provincial. Se diseñaron políticas tendientes a la captación de clientes y expansión de la cobertura geográfica al interior de la provincia.

Para 1972, el BPN ya contaba con 16 sucursales en el interior de la provincia, cifra que se iría incrementando en la década siguiente. En 1980 se reorganizó el funcionamiento de la entidad, se equilibraron las carteras y se lograron importantes acuerdos con el B.C.R.A. en materia de saneamiento y capitalización. Ya en 1987 surge la iniciativa de crear la Fundación del Banco Provincia, institución que desde esa fecha en adelante trabaja en diversos programas y proyectos culturales, educativos y sociales.

La década del 90 se caracterizó, en el plano nacional, por la implementación del Plan de Convertibilidad y, en el mundial, por la reestructuración de las economías nacionales en el marco de la globalización. En este marco, se presentó ante la Legislatura provincial, un proyecto de Ley de Capitalización y Transformación del Banco; que fue aprobado el 15 de diciembre del año 2000 mediante la Ley Nº 2351.