Se trata de un área provincial que se encarga de examinar información sanitaria con estricta confidencialidad con el objetivo único de mejorar los procesos de atención y realizar capacitaciones.

El gobierno de la provincia del Neuquén, a través del ministerio de Salud y Desarrollo Social, informó sobre el avance en la consolidación del circuito de información por parte del Comité de Análisis de Muertes Materno Infantiles (CAMMEI).

El comité se encarga de analizar información sanitaria con estricta confidencialidad con el objetivo único de mejorar los procesos de atención y realizar capacitaciones.

La directora provincial de Salud, Andrea Peve resaltó que es muy valioso “poner en agenda la importancia y el sostenimiento de los comités, la actualización ininterrumpida de información del subsector privado y público de modo coordinado, confidencial y en beneficio de la salud materno-infantil en todo el territorio provincial”.

Desde el departamento de Epidemiología, que depende de la mencionada dirección provincial, Adriana Feltri explicó que el CAMMEI “está conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales de la salud que trabaja en distintos niveles, locales y zonales, bajo la coordinación de un equipo técnico central”.

Los comités analizan cada una de las muertes ocurridas en la provincia de menores de un año de edad, no judicializadas y con un objetivo exclusivamente sanitario. Según dijo Feltri, en cada caso, “se analiza la historia clínica de la mamá, del niño, el carnet de atención perinatal y cualquier otra documentación utilizada en los distintos establecimientos que haya dejado certificación de la atención recibida durante el embarazo, el parto y la atención pediátrica”.

La dirección provincial de Salud realiza un trabajo de monitoreo permanente para reforzar la capacitación de los equipos de salud que trabajan desde 2014, cuando se reconformaron los distintos comités zonales y central.

En este sentido, se buscó priorizar y oficializar el pedido de documentación a los distintos establecimientos de salud; los del subsector público se plegaron casi inmediatamente al pedido de documentación y el subsector privado tuvo una creciente adhesión en los últimos dos años.

En el mes de agosto se pudo corroborar la recepción del 75 por ciento de la información solicitada, y se logró que el 95 por ciento de las instituciones privadas, que atienden partos o niños y niñas de menos de un año, colaboren con sus registros. Feltri destacó que el 50 por ciento de los efectores de salud privados “ya tienen miembros de sus equipos de maternidad y neonatología en los distintos comités locales y zonales”.

Cualquier desvío en los índices de mortalidad infantil es considerado una alarma, la adhesión y el compromiso en el envío de información por parte de todos los efectores de salud es fundamental para el diseño efectivo de la capacitación de los equipos de atención perinatal, el traslado y los distintos niveles de atención materno-infantil, para su mejora permanente.