La fecha se conmemora en homenaje a la primera cirugía auditiva realizada en el país en el año 1933.

En conmemoración de la primera cirugía auditiva realizada por el profesor Juan Manual Tato, en el año 1933, se celebra hoy el Día Nacional de la Audición.

En alusión a esta fecha, la referente provincial del programa de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia, Marcela Corbelle, informó que “los establecimientos sanitarios de la provincia, realizan acciones de prevención y estudios para detectar y tratar casos de pérdida de audición”.

La disminución de la capacidad auditiva de las personas se denomina “hipoacusia”. Se clasifica en leve (puede requerir audífonos); moderada (requerirá audífonos muy probablemente), severa (requerirá audífonos potentes y, según el caso implante coclear), y profunda o sordera (requerirá audífonos muy potentes, los que en muchos casos no le alcanzarán para discriminar los sonidos y, probablemente, le será más útil un implante coclear).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los menores de 15 años, el 60% de los casos de pérdida de audición son atribuibles a causas prevenibles. Dentro de ellas podemos mencionar: infecciones como la parotiditis, el sarampión, la rubéola, la meningitis, las infecciones por citomegalovirus y la otitis media crónica (31%); complicaciones en el parto, bajo peso al nacer, prematuridad e ictericia (17%); uso de medicamentos ototóxicos en embarazadas y lactantes (4%); otras causas (8%).

Asimismo resaltan que para el 2050 la pérdida de audición discapacitante puede llegar a  afectar aproximadamente a una de cada diez personas; por lo que es fundamental la detección temprana y la prevención.

Corbelle sostuvo que “la pérdida de audición puede prevenirse en gran parte con medidas adoptadas desde salud pública”. Y recordó algunos estudios fundamentales a tener en cuenta como la realización del control auditivo a los bebés recién nacidos (otoemisiones acústicas); y las audiometrías de control al ingreso escolar primario.

Otras medidas a la hora de reducir el impacto de la pérdida auditiva es evitar la exposición a ruidos de elevada intensidad; usar protección auditiva si se trabaja en ambientes ruidosos; no exponerse a música de altas intensidades, principalmente cuidar a los bebés en las fiestas (alejarlos de los parlantes y proteger sus oídos); y usar con moderación y a baja intensidad los reproductores de música.

Algunas de las complicaciones que se pueden manifestar son retrazo en el desarrollo del lenguaje; malos resultados escolares; aislamiento social; y aumento del riesgo de traumatismos.

Esta situación (de pérdida de audición) mejora gracias a la detección temprana, a la utilización de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda, así como con el empleo de subtítulos, el aprendizaje del lenguaje de signos y otras medidas de apoyo educativo y social.

Día Internacional

En el año 2007 la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el 3 de marzo de cada año como el Día Internacional de la Audición. La fecha elegida del 3 de marzo (3 del 3) se debe a la forma de los números 3 – 3, que símbolizan las dos orejas.