"La provincia siempre ha trabajado en pos de mantener la actividad de la planta industrial de agua pesada", explicó el ministro de Energía y Recursos Naturales. Destacó las acciones que desde el gobierno provincial se han llevado adelante con ese objetivo.

El ministro de Energía y Recursos Naturales de la provincia, Alejandro Monteiro, participó esta mañana de una reunión en la comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado de la Nación en la que informó la situación de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), operada por la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería Sociedad del Estado (ENSI) y las perspectivas actuales y futuras de producción y prestación de servicios. El encuentro fue presidido por el senador Guillermo Pereyra y participaron el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, asesores y trabajadores de la planta.

“La provincia siempre ha trabajado en pos de mantener la actividad de la planta industrial de agua pesada”, explicó Monteiro. Señaló que actualmente “la demanda de agua pesada es acotada. La incertidumbre respecto de la continuidad de la producción de la planta pone también en riesgo el resto de las funciones que hoy tiene la empresa: la parte de servicios hidrocarburíferos”.

Destacó las gestiones que desde el gobierno de la provincia se llevan adelante para dar continuidad a la actividad de la planta como también para garantizar el sueldo de los trabajadores. En este punto se refirió al decreto provincial 842/18 que dispone la reactivación y funcionamiento de la PIAP. Se trata de un proyecto multipropósito que pone en valor la producción de las 300 toneladas de agua pesada que puede producir actualmente, e involucra la construcción de una planta de fertilizantes nitrogenados y/o amoníaco anexa a la mencionada planta industrial.

Monteiro dijo que dicho proyecto “podría ser muy importante para el país y no solo para Neuquén” y destacó que por sus características requiere de un consumo intenso de gas, por lo que la iniciativa tiene el doble propósito de darle valor agregado industrial en origen, a la producción de Vaca Muerta, sin necesidad de utilizar la capacidad de transporte disponible. “Tenemos el desafío de trabajar la coyuntura de la situación de la planta para que produzca el agua pesada que se demande y luego se reconvierta a un complejo industrial de otros productos que sí tienen una demanda potencial”, concluyó.

Por su parte, el subsecretario Gadano dijo que “la planta es un capital importante tecnológico de nuestro país; no solo por la planta en sí sino también por los recursos humanos que tiene”. Resaltó la decisión de reactivar la planta y explicó que desde Nación “se trabaja para poder convertir las dos plantas de amoníaco y los dos reactores de síntesis de amoníaco en una planta de uso dual”.

En otro punto de su exposición, expresó que “la Argentina juega en primera a nivel nuclear en el mundo y para que siga siendo así tenemos que adaptarnos y trabajar en usos múltiples de la PIAP. La planta es sustentable si le encontramos un futuro sustentable”, finalizó.

Cabe destacar que, durante la reunión, las autoridades escucharon a los trabajadores de la PIAP, que se explayaron sobre la situación de la misma y las perspectivas que se presentan.