Desde el organismo se explicó que la planta de tratamiento de Parque Industrial utiliza un sistema subfluvial para su descarga en el río.

El gerente del Servicio Neuquén del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Eduardo Vidal, sostuvo que es totalmente infundada la denuncia de una supuesta contaminación con líquidos cloacales vertidos al río Neuquén por la Planta de Tratamiento del Parque Industrial.
“La planta en cuestión no descarga sus efluentes en ese sector, sino a través de un emisario subfluvial al cauce principal del río Neuquén”, explicó.

“Por otro lado- agregó- los parámetros bioquímicos que determinan la calidad del proceso en dicha planta arrojan valores muy por debajo de los admisibles, demostrando una eficiencia superior al 90 por ciento”.

La laguna a la que se hace referencia recibió los líquidos tratados por la planta hasta el año 2012, cuando se reacondicionaron sus instalaciones y se construyó la descarga final a través de un emisario al cauce principal del río.

El funcionario del EPAS aseguró que el organismo no conoce la procedencia de líquidos que se acumulan en esa laguna, “pero de ninguna manera son atribuibles a efluentes no tratados por la planta, tal como se desprende de las denuncias mediáticas realizadas”.

Por otra lado, Vidal ratificó el buen funcionamiento de las tres plantas de tratamiento cloacal que tiene la ciudad, Tronador, Bardas Norte y Parque Industrial; y destacó las inversiones realizadas por el gobierno provincial para las mejoras y el buen funcionamiento del sistema de efluentes cloacales de la capital provincial.