Son los profesionales del sistema de salud encargados de enseñar y transmitir consejos sobre hábitos alimentarios saludables para alcanzar una sociedad más sana.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social saluda a todos los nutricionistas del sistema público de Salud y los felicita por enseñar y transmitir consejos sobre hábitos alimentarios saludables para alcanzar una sociedad más sana.

La nutrición es una de las claves para lograr una sociedad más saludable, ya que cumple un rol central, entre otras cosas, para la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles. En las instituciones de Salud de la provincia los licenciados en nutrición llevan adelante numerosas acciones. No sólo realizan atención en consultorios, sino que también participan en grupos interdisciplinarios, desarrollan talleres orientados a distintas temáticas, actividades externas, supervisión del área de cocina y sobre el menú de las personas internadas.

Desde 1974, cada 11 de agosto se celebra el Día del Nutricionista en todo el territorio nacional y en Latinoamérica, en homenaje al nacimiento del profesor y doctor Pedro Escudero, a quien se considera “el padre de la nutrición”. Nació en la Argentina y en la década del 30 fundó el Instituto Municipal de la Nutrición actualmente Escuela de Nutrición de la Universidad de Buenos Aires.

En representación de los profesionales, Samuel García, nutricionista del hospital de Junín de los Andes, dijo que “aprender a comer es algo que todos los seres humanos deberíamos hacer para estar más sanos”; y aclaró que “frente a esta necesidad, el profesional a cargo de enseñar a comer es el nutricionista”.

Generalmente se cree que el momento en que las personas deciden acudir a él es cuando quieren bajar de peso, pero hay muchos otros momentos en los que es necesaria su asistencia y acompañamiento para así preservar la vida con calidad.

Recomendaciones

Salud recomienda realizar una consulta al profesional si una persona tiene diabetes, problemas cardiovasculares o hipertensión arterial; si tiene que bajar o subir de peso; si tiene problemas digestivos o si quiere saber comer inteligentemente o mejorar el rendimiento deportivo. También si una mujer está o quiere quedar embarazada, si necesita orientación sobre la lactancia materna, o si ella o su hijo tienen algún trastorno alimenticio. También si es un adulto mayor o si está pensando en hacerse un bypass gástrico.

“La alimentación pasa por algo más que una simple dieta o plan alimentario; la alimentación involucra factores muchos más profundos, más amplios, más humanos, más puros y personales, propios de cada familia” expresó García. Agregó que “es un valor que lamentablemente se está perdiendo, el comensalismo en los hogares ya no está, las niñas ya no visitan su abuela para aprender a hacer sus galletas favoritas, el padre de familia no despierta a la familia el domingo para que los hijos colaboren con el fuego del asado; son todas costumbres que determinan una identidad familiar de la cual debemos estar orgullosos”.

En los tiempos que corren, los nutricionistas tienen el desafío de asesorar a las personas sobre hábitos alimentarios saludables, siempre de una forma respetuosa; y trabajar con el desafío cotidiano de recuperar las costumbres culinarias, y hacerlas más saludables de acuerdo al mundo que toca vivir.

Son quienes tienen la oportunidad, a través de sus intervenciones, de enseñar y transmitir la importancia de incluir a diario todos los grupos de alimentos (en cantidades adecuadas) y la ingesta de agua para colaborar en la generación de una sociedad más saludable.