En la última campaña desarrollada entre marzo y septiembre de 2020, la subsecretaría de Producción, dependiente del ministerio de Producción e Industria, y la secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente, asistieron a 1.330 productores con un total de 8.216 terneras.

Cumpliendo con el Plan Nacional de Control y erradicación de la Brucelosis Bovina, aun en contexto de pandemia por COVID-19, se logró mantener la sanidad de los rodeos bovinos, incrementándose un 9% la cantidad de terneras vacunadas respecto de 2019, logrando la mayor tasa de cobertura desde el inicio del plan en 2008.

Las zonas rurales a las que se llegó fueron Aluminé, Villa La Angostura, San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Piedra del Águila, Paso Aguerre, Zapala, Loncopué, El Huecú, Chos Malal, Buta Ranquil, Andacollo, Colipilli, la comunidad Millaín Currical en zona Centro, y zona Confluencia.

Previo a este trabajo, en convenio con Senasa y el Colegio Médico Veterinario de Neuquén, se estableció la capacitación de técnicos (no profesionales) para la participación en las tareas de vacunación, estableciendo como límite para la asistencia provincial una cantidad máxima de 15 terneras por productor, por lo que aquellos productores que exceden está cantidad deben acudir a la atención de un veterinario en forma privada.

“Es clave realizar el trabajo de vacunación en los rodeos bovinos neuquinos para mantener el estatus sanitario logrado. Prevenir esta enfermedad también contribuye a la salud de la población, ya que la brucelosis es una enfermedad zoonótica”, explicó la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag.

“La ejecución de la campaña se desarrolló requiriendo la intervención de 30 técnicos y profesionales de las distintas agencias de producción, pertenecientes a la secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente y al ministerio de Producción e Industria, además de vacunas, caravanas, instrumental veterinarios y movilidad”, detalló.

Reconoció que “en el contexto particular de emergencia por COVID-19 y la emergencia climática que afectó a la provincia en relación a la sequía y nevada extraordinaria, la distribución de la vacunación sufrió alteraciones en el desempeño y distribución territorial. Esta fue afectada por la restricción de circulación impuesta, lo que retrasó el inicio de actividades, pero se pudo observar un marcado incremento de cobertura principalmente en zona centro y este, con disminución en zona norte y mantenimiento en zona sur y centro oeste, resultando una amplia cobertura vacunal al final de la campaña”.

Referencia

Según resolución Senasa 150/02, se estableció el Plan Nacional de Control y Erradicación de la Brucelosis Bovina, el cual establece la obligatoriedad de la vacunación de terneras entre los tres y ocho meses de edad en todo el territorio nacional. En este marco, desde 2008 se desarrolla el Plan Provincial de Vacunación de brucelosis en asistencia a los pequeños productores ganaderos de todo el territorio de la provincia del Neuquén. Complementando el trabajo del sector privado con el público se logra en la provincia más del 90% de vacunación en terneras.