Es voluntario, gratuito, confidencial y no se necesita sacar turnos. Se realizan en el hospital Castro Rendón.

Por iniciativa de la dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual del ministerio de Salud de la Nación, a través de la Cepat (Centro de prevención, asesoramiento y testeo en VIH) del hospital Castro Rendón se invita a todos aquellos que quieran realizarse el análisis de VIH de forma voluntaria, gratuita y confidencial. Las pruebas del test rápido se pueden realizar los miércoles entre las 14 y 15.30, en el consultorio 21.

Mónica Figueroa, médica general y miembro del equipo interdisciplinario de VIH-SIDA del hospital, señaló que “este es un consultorio que lleva 20 años aproximadamente, es un consultorio de adherencia y consejo relacionado a la temática del VIH-SIDA. Pero también se acercan no infectados como parte de nuestra política preventiva-asistencial a través de las Cepat desde septiembre del año pasado”.

Se recomienda realizar el test de VIH:

  • Sí tuviste relaciones sexuales (orales, vaginales o anales) sin preservativos.
  • Si compartiste agujas, jeringas o máquinas de afeitar con otras personas.
  • Si vas a tener un hijo podés hacerte el test tanto vos como tu pareja: porque si la mujer tiene VIH, puede hacer un tratamiento para que el bebé nazca sin el virus; porque si el hombre tiene el virus, puede empezar su tratamiento y usar preservativo para que no se infecte ni la mujer ni el bebé.
  • Si te da negativo, te sacás la duda y te seguís cuidando.
  • Si te da positivo, podés empezar a tratarte con un profesional de salud y comenzar un tratamiento.

Por el momento, el test rápido solo se desarrolla en ese hospital. Igualmente, todas las semanas representantes de distintas áreas del hospital y de otros establecimientos de salud participan de reuniones de coordinación y debate para avanzar en la planificación de otras acciones conjuntas en relación con el VIH.

Elegí saber

El consultorio de adherencia funciona todos los miércoles de 14 a 15,30 en el consultorio 21, que se encuentra en el 1º piso del hospital. Figueroa indicó que la persona “ingresa al consultorio y nos dice que quiere hacerse el análisis. Es voluntario, sin turno, y todo lo que se habla acá es confidencial. Se le da una información, esto se llama pre-test e incluye todo lo que sea referente a la temática de VIH y a la prevención, y se le solicita el test de VIH en un formulario especial, donde la persona autoriza que le hagamos el análisis. Una vez que lo firma y acepta, se va al laboratorio”.

La persona solo debe bajar una escalera para llegar al el Servicio de Laboratorio del mismo hospital, donde un grupo de bioquímicos  y técnicos de laboratorio está exclusivamente para realizar este tipo de análisis.

La bioquímica Alejandra Calderón explicó que “recibimos a los pacientes que vienen del consultorio y hacemos el test”. Para ello, “la persona no tiene que tener ninguna preparación previa, es un pinchacito en vena –no en dedo– se saca un pequeño volumen de sangre y se realiza el test” e indicó que “tiene una media hora más o menos de proceso, que es lo que dura el análisis, porque es un test rápido y cuando tenemos el resultado nosotros lo llevamos y lo entregamos en mano al personal del consultorio”.

Si da positivo, quiere decir que esa persona está infectada, por lo que se la cita para realizar otro análisis de confirmación. En estos casos, “la persona se va con toda la información, con su análisis y ya queda todo coordinado para continuar”, aclaró Figueroa.  Mientras que si da negativo, se le brinda toda la información relacionada a la prevención de VIH e infecciones de transmisión sexual.

“El fin es hacer el testeo para poder –una vez que se hace el diagnóstico–comenzar un tratamiento”, explicó Figueroa y agregó: “al hacer el tratamiento, hay posibilidades de que baje la carga viral, es decir la cantidad de virus que hay en el organismo, y de esta manera se reduce la transmisión, o sea que esto está planteado con una visión comunitaria, sería una estrategia de prevención también”.