Mediante el proyecto “Fortalecimiento Socio-Productivo a los crianceros de la Asociación Civil María Auxiliadora del Paraje Chapúa”, productores del norte de la provincia se acercan al mejoramiento de su calidad de vida.

Casi 20 familias del norte provincial comenzaron a recibir el desembolso de sus proyectos, que busca fortalecerlos socio productivamente. De nueve millones que totalizaba el proyecto, recibieron los primeros seis millones y comienzan a realizar obras prediales y comunitarias con la asistencia técnica de la subsecretaría de Producción.

Financiados por el Programa nacional de Inclusión Socio Económica para Áreas Rurales (Pisear) del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, el objetivo es contribuir a la posibilidad de que estas familias permanezcan en sus lugares de origen, mejorando su estadía mediante la inversión en infraestructura comunitaria,  predial y recursos para garantizar un acompañamiento técnico durante diez meses a los socios de la Asociación Civil María Auxiliadora.

Marta Sambueza, presidenta de la asociación, manifestó que “la comunidad está feliz y muy agradecida dado que esto hace que las organizaciones se refuercen y que los habitantes podamos obtener cosas a las que aspiran como tener un cierre, un invernadero, un cobertizo para sus animales” y destacó “el trabajo de los técnicos que acompañan y de las personas que se involucran en el trabajo”.

Para el proyecto se propuso la implementación de estrategias de manejo y tecnologías apropiadas a sus producciones, como el uso de cobertizos, suplementación estratégica y distribución del pastoreo, y ubicación estratégica de aguadas en los campos de pastoreo, entre otras.

Además, por medio de la adquisición de una enfardadora, adecuada a pequeñas superficies, se espera mejorar el servicio a socios y no socios. Esta herramienta es una tecnología novedosa en la zona, ya que su ancho de trabajo facilita su transporte a los campos y eficientiza la tarea en topografías como las que se encuentran en los cuadros de los beneficiarios.

También se prevé la producción de verduras y hortalizas bajo cubierta para garantizar la seguridad alimentaria de las familias y la economía familiar.

Además, se espera poder fortalecer el espacioproductivo de las mujeres siendo estas el principal pilar de este tipo de producción en el paraje.

Con respecto a las inversiones comunitarias se plantea la construcción de un galpón de 150 metros cuadrados que permitirá el resguardo del equipo agro mecánico y permitirá aportar una calidad diferencial a la del forraje actual, por poder resguardarlo y acopiarlo adecuadamente.

Estas acciones se verán fortalecidas con la incorporación de un silo de 16 toneladas para resguardo de suplemento a granel. La adquisición de maíz permitirá también disminuir los costos de producción de la actividad ganadera.