La obra mejorará la provisión de agua potable para las localidades de Cutral Co y Plaza Huincul, beneficiando de manera directa a 60 mil habitantes.

El gobierno neuquino realiza este lunes el empalme y la puesta en funcionamiento del segundo tramo de la obra de recambio de 17 kilómetros de cañería en uno de los dos acueductos del sistema Buena Esperanza. Serán los últimos siete kilómetros de acueducto reemplazado, sobre los cuales ya se realizaron las pruebas hidráulicas necesarias para su entrada en servicio.

Con estas maniobras, el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) finaliza la ejecución de la obra de remplazo de cañerías de hierro dúctil de 600 milímetros de diámetro y seis metros de largo, en el tramo que en mayor medida se veía afectado con roturas periódicas. Esto permitirá mejorar cualitativamente la capacidad de transporte de agua potable a Cutral Co y Plaza Huincul.

Para ejecutar la conexión se debió sacar de funcionamiento el acueducto sobre el cual se efectúa la obra y proceder a su vaciamiento. Es por ello que si bien el suministro de agua potable para las localidades quedará garantizado a partir del abastecimiento desde uno de los dos acueductos del sistema Buena Esperanza y desde el acueducto San Isidro Labrador, se solicita a la comunidad efectuar un especial cuidado del agua potable durante toda la jornada.

Si bien hoy quedarán finalizados los trabajos, durante los próximos días se deberán realizar las pruebas de funcionamiento de las cañerías para garantizar la puesta en servicio de la totalidad de la obra durante las próximas semanas, previo al inicio de la temporada estival.

Con una inversión que supera los 90 millones de pesos, esta obra permitirá mejorar cualitativamente la capacidad de transporte del acueducto, beneficiando directamente a 60 mil habitantes de Cutral Co y Plaza Huincul.