Tratan la comercialización de animales de refugo

enero 29, 2010

Se trata de animales de categoría vieja que se deben descartar. La idea es que los productores tengan un ingreso extra para su economía y puedan reducir la carga animal de los campos.

Días atrás, autoridades de la subsecretaría de Producción y Desarrollo Económico del ministerio de Desarrollo Territorial se reunieron en Chos Malal con representantes de las organizaciones de crianceros de Neuquén de las zonas Centro, Norte y Este, para tratar la comercialización de animales de refugo, es decir, corderos o chivos de categoría vieja que se deben descartar. 

La comercialización de este ganado es parte del Plan Productivo Provincial y tiene, según el subsecretario de Producción y Desarrollo Económico, Javier Van Houtte, una doble finalidad: por un lado permitiría que los productores tengan un ingreso extra para su economía y por el otro, si se logra comercializar sustentablemente esas categorías improductivas, se reduce la carga animal de los campos.

“Los animales de refugo no son aptos para producir cordero o chivito y, sin embargo, estarían un año más comiendo y sobrecargando la oferta forrajera de los campos. En esos dos sentidos coincidimos en que darle una salida comercial al refugo es importantísimo”, comentó Van Houtte.

Con la presencia de alrededor de 40 representantes de productores, organizaciones, instituciones públicas y privadas, y Organizaciones No Gubernamentales (ONG) se aportaron ideas, información y distintas alternativas de comercialización. Autoridades del municipio de Chos Malal y operadores de un matadero con habilitación de tránsito federal llegaron a dar propuestas concretas, con un valor determinado, pero finalmente se decidió retomar el tema al finalizar la veranada. 

“Se compartieron números, se habló de volumen y surgieron bastantes alternativas para salir a buscar mercados”, comentó el funcionario provincial y agregó que se evaluará la posibilidad de “consolidar un negocio viable para los pequeños productores. Dentro de uno o dos meses, a la vuelta de la veranada, podríamos ofrecerles una alternativa comercial a los pequeños  productores” indicó.

Este aprovechamiento de animales, junto al programa de comercialización de los chivitos con denominación de origen, el fortalecimiento de los programas de Mohair y Cashmir, el rediseño de la red de mataderos a lo largo de la Provincia y el estudio de posibilidades para comercializar y sumar valor agregado al cuero, son distintas acciones orientadas a los pequeños productores.

Van Houtte señaló que “son distintas operatorias que buscan poner en valor una economía que tradicionalmente ha sido menospreciada, y creemos que además de la importancia humana, social y cultural, también hay posibilidad de desarrollo económico, que no se consolidó por falta de diseño de políticas públicas adecuadas.”