A partir de un operativo especial, se moviliza el equipamiento de gran tamaño desde el puerto de San Antonio Este hacia Picún Leufú.

Un convoy compuesto por camiones de grandes dimensiones circula desde el puerto de San Antonio Este hacia Picún Leufú trasladando las aspas y parte de los aerogeneradores de Vientos Neuquinos, el primer parque eólico de la Provincia.

Las aspas de 50 a 70 metros de longitud que están siendo trasladas por estos días se suman a las torres de cemento que se producen en la localidad rionegrina de Allen y que desde hace más de un mes están siendo llevadas hasta Bajada Colorada.

Un operativo especial se monta para asegurar su paso en la noche: La carga que llevan hacia Bajada Colorada, a 40 kilómetros de esa localidad, es fundamental para iniciar el montaje de los 29 aerogeneradores que prevé el emprendimiento.

En plena construcción, se espera su puesta en marcha durante el primer trimestre del próximo año. Veintinueve aerogeneradores de 120 metros de altura serán instalados allí por The AES Corporation, concesionaria –además- de la represa y central hidroeléctrica Alicurá.

José Brillo, titular de ADI Neuquén, recordó que este proyecto se inició con una capacidad programada de 80 MW, pero la empresa decidió la ampliación a 100 MW, considerando el crédito de U$S 122,6 Millones que avaló este año la Agencia Financiera del Gobierno de los Estados Unidos, OPIC.

Veintinueve aerogeneradores de 120 metros de altura serán instalados allí por The AES Corporation, concesionaria –además- de la represa y central hidroeléctrica Alicurá.

Agregó que Vientos Neuquinos tiene prioridad de despacho otorgada por el Programa Nacional MATER (Mercado a término de energía eléctrica de fuente renovable) y su incorporación al mercado eléctrico se hace por contrato con consumidores privados.

Las aspas de 50 a 70 metros de longitud que están siendo trasladas por estos días se suman a las torres de cemento que se producen en la localidad rionegrina de Allen y que desde hace más de un mes están siendo llevadas hasta Bajada Colorada.

Para no generar tantos inconvenientes al tránsito habitual en la Confluencia, se optó por trasladar todos los equipos en horarios nocturnos y generar un operativo especial de seguridad. Dada la magnitud de los camiones y la carga pesada que llevan, se solicitó precaución a los conductores que circulan por el mismo trayecto por el que se desplazan estos vehículos.

 

En plena construcción, se espera su puesta en marcha durante el primer trimestre del próximo año.