Desde el Comité de Emergencia, integrado por Defensa Civil, Desarrollo Social, Educación y la Policía provincial, informaron que la ayuda llegará a 600 familias. Hubo 11 evacuaciones domiciliarias y 35 autoevacuaciones.

El Comité de Emergencia integrado por la dirección provincial de Defensa Civil, la Policía de la provincia y los ministerios de Desarrollo Social y Educación informó esta mañana que tras la lluvia de los días domingo y lunes se asistió a 300 familias, con 11 evacuaciones domiciliarias y una extensión de la ayuda que podría llegar a las 600 familias.

El fuerte temporal que azotó la zona de Confluencia registró en el sector una marca record de 70 milímetros, lo que equivale a casi el total de precipitaciones promedio al año. Es por ello que numerosos barrios de Neuquén capital tuvieron complicaciones con calles anegadas de agua, viviendas inundadas o con filtraciones y desborde de napas y arroyos.

Los barrios más afectados fueron Valentina Sur, la zona Oeste de la ciudad  y los que rodean al arroyo Durán, como Don Bosco I y II. Además, en la zona de bardas también hubo inconvenientes generados por la falta de desagües y barreras pluvioaluvionales, y en la zona Centro debido a la obstrucción de las bocas de tormenta.

De la conferencia de prensa participaron la directora provincial de Defensa Civil, Vanina Merlo; la directora provincial de Promoción y Asistencia del ministerio de Desarrollo Social, Lucía Redondo; la coordinadora de Infraestructura Escolar del ministerio de Educación, Andrea Ferracioli; y el comisario inspector Raúl Palacios, subdirector de Seguridad de la Policía de la provincia.

Merlo indicó que la planificación asistencial se organizó según tres zonas -Norte, Centro y Sur- con necesidades específicas diferenciadas. En coordinación con Defensa Civil municipal “se pudo dar respuesta al 100 por ciento de las situaciones de riesgo que se presentaron”, aseguró. Señaló que la tarea se vio favorecida por los relevamientos permanentes que realizaron los Centros de Promoción Familiar del ministerio de Desarrollo Social, las comisiones vecinales y los patrullajes realizados por la policía según el sistema de cuadrículas, que sirvió para tomar conocimiento casi inmediato de cuáles eran las familias afectadas y proveerles la ayuda correspondiente.

Familias asistidas y evacuadas

Desde Desarrollo Social, Redondo agregó que a las 300 familias asistidas se les entregó colchones, chapas o nailon y refuerzos alimentarios, en algunos casos durante varios días. El monto destinado a la asistencia se estima en aproximadamente 500 mil pesos hasta el momento, lo que “es una cifra importante para el ministerio por tratarse de una sola situación de emergencia, pero lo consideramos una inversión”, aseguró.

Puntualizó que de las 11 familias evacuadas, la mayoría pertenecen a los barrios Valentina Sur y Don Bosco, y una al barrio Parque Industrial. Fueron trasladadas a las instalaciones del Club Unión vecinal de Valentina Norte, donde fueron recibidas por un equipo sanitario que atendió casos de hipotermia o hipertensión, o primeros auxilios en general.

Hubo casos particulares que requirieron de atención especial debido a la presencia en la familia de integrantes que se encontraban bajo tratamiento médico, o que padecían alguna discapacidad o de edad avanzada. Estas familias fueron trasladadas a departamentos con los que cuenta la cartera de Desarrollo Social a través del programa Alquileres.

Además, hubo aproximadamente 35 autoevacuaciones, según datos recabados por los equipos policiales, por los bomberos o por las instituciones provinciales de asistencia que funcionan en los diferentes barrios.

Redondo recalcó que fue “fundamental la ayuda de la Policía provincial, ya que en muchos casos las familias se resistían a dejar sus hogares por temor a robos o saqueos”. Los móviles policiales se dedicaron al cuidado y patrulla de las viviendas que quedaron deshabitadas y “no se registró ninguna denuncia por atentados a la propiedad”, señaló el comisario Palacios.

Desde la fuerza provincial se dispuso también la colaboración de las tres dotaciones de bomberos existentes en la localidad, asentadas en los barrios Área Centro, Hipódromo y Gregorio Álvarez.

Escuelas con clases suspendidas

Desde la coordinación de Infraestructura Escolar, Ferracioli especificó que hubo 22 establecimientos educativos que debieron suspender las clases del lunes debido a dificultades en la accesibilidad, ingreso de agua hacia el interior o filtraciones en el techo que causaron daños en el sistema eléctrico. Se atendieron exitosamente 70 urgencias, principalmente en la zona Oeste de la ciudad, y a la fecha se regularizó el dictado de clases en todos los edificios afectados.