El ministro de Producción y Turismo, José Brillo recibió esta mañana a su par al ministro de Gobierno de Río Negro, Luis Di Giácomo, con el fin de analizar mejoras de infraestructura para ampliar la conectividad entre ambas provincias.

El ministro de Producción y Turismo neuquino, José Brillo recibió esta mañana al ministro de Gobierno de Río Negro, Luis Di Giácomo. Durante la reunión analizaron una serie de mejoras a implementar en materia de infraestructura para ampliar la conectividad entre ambas provincias, en particular, sobre la zona del paraje Naupa Huen en Río Negro y Picún Leufú en Neuquén.

Luego del encuentro, Brillo destacó que “estamos trabajando por la integración entre Río Negro y Neuquén. En el marco del Plan Patagonia, hemos firmado un convenio para trabajar en forma conjunta en Piedra del Águila y Alicurá en piscicultura y hoy nos reunimos para desarrollar una articulación para la zona de Picún Leufú, en la que existe a 15 kilómetros una comisión de fomento del paraje Naupa Huen, en el margen rionegrino, frente al desarrollo agropecuario que lleva adelante la empresa Ilolay en Las Taperitas”.

“En función de este desarrollo y la existencia de población y de actividad económica en esa zona, vamos a trabajar para desarrollar conectividad entre las dos áreas”, explicó y detalló que el objetivo es construir un camino “de unos 15 kilómetros, con la participación de las dos provincias. El aporte de materiales será por parte de la provincia de Río Negro y el trabajo por parte de la dirección provincial de Vialidad de Neuquén”. A esto se sumará en un futuro la incorporación de un sistema de traspaso del río.

Brillo se refirió al “caso de Las Perlas, lugar en el que se construyó un puente y ha habido un agregado de valor muy fuerte y una solidaridad muy fuerte entre las provincias, proveyendo los servicios e intercambiando lo que sea necesario para que haya desarrollo de la población”.

Por su parte, Di Giácomo informó que “esto en un principio conectaría la costa del río de Naupa Huen con la ruta 237, que son 15 kilómetros, lo que cubre la necesidad de tener una vía rápida de salida, en especial en relación con cualquier emergencia que se presente para la gente del lugar”.

Además, indicó que “esto tiene una perspectiva de crecimiento de la zona en la que ya hay una serie de explotaciones turísticas y hay interés en desarrollar distintos tipos de explotaciones, no sólo turísticas, sino también productivas”.

Aseguró que desde el gobierno de Río Negro están realizando estudios, a través de Vialidad Provincial, para determinar la viabilidad o no de instalar una balsa en esa zona. “En este momento el cruce del río en ese punto se realiza en una lancha de la comisión de fomento. Estamos haciendo este estudio para ver la viabilidad o no de la colocación de una balsa, que sería una solución mucho más de fondo, en función de poder transportar carga”, dijo.

De no ser esto posible, “se tendrá que hacer una readecuación y mantenimiento del camino hasta Pichi Picún que, aunque tiene unos kilómetros más, puede asegurar el cruce con vehículos. En la medida en la que crezcan las explotaciones productivas y comerciales, necesitamos que se pueda circular, incluso con transporte de mayor porte”, concluyó.