El 26 de septiembre es el Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes. Esta fecha busca informar a los jóvenes sobre métodos anticonceptivos, contagio de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), así como también hablar de sus derechos y promover el conocimiento sobre el desarrollo de su propio cuerpo.

Desde el 2003, varios países comenzaron a celebrar el Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes por el incremento de embarazos precoces que se detectaban en las escuelas. Según las estadísticas en nuestro país, siete de cada 10 embarazos en adolescentes de entre 15 y 19 años no son intencionales, es decir el 70,3%.

Para lograr disminuir el número de embarazos no planeados o no deseados en adolescentes y con ellos reducir los riesgos de salud y aumentar las oportunidades de desarrollo, es necesario que todas las personas sean agentes de su propia salud reproductiva y de sus propios planes de vida. Para ello las instituciones de Salud continúan trabajando para brindar información oportuna y servicios de calidad que les permitan tomar libremente las mejores decisiones referidas a su salud sexual y a sus cuerpos.

En el marco del día mundial, el Ministerio de Salud, a través de la Dirección de Maternidad e Infancia, la Dirección de Adolescencias, el programa de Salud Sexual y Reproductiva y el área Jurídica, realizarán un encuentro virtual a través de Facebook para abordar la temática. El objetivo es focalizar mensajes sobre la prevención del embarazo no intencional desde diversas ópticas, como la difusión de derechos, métodos anticonceptivos, ITS y los programas y políticas vigentes. Además, contará con un espacio para poder contestar preguntas y resolver dudas que puedan expresar los y las adolescentes a través de los comentarios.

La charla se realizará el próximo lunes 28 de septiembre, a las 13, y se transmitirá en vivo por el Facebook del Programa Provincial de Salud Integral del Adolescente.

Las profesionales que estarán conversando son: Soledad Soberón, licenciada en obstetricia, referente del programa de Salud Sexual y Reproductiva; Graciela Bernardo, licenciada en obstetricia, referente del área de Salud Perinatal provincial e integrante de la dirección de Maternidad e Infancia; Agostina Simonutti, psicóloga, integrante de la dirección de Adolescencias; y Gisela Jara, abogada del Ministerio de Salud.

Desde los equipos interdisciplinarios de profesionales consideran importante transmitir que el embarazo no intencional en niñas y adolescentes tiene impacto a largo plazo en sus oportunidades de vida, puede generar pérdida o retraso de escolaridad, menor inserción en el mercado laboral y menores ingresos; así como en la vida de sus familias que afrontan la crianza de los menores. En esta etapa el acompañamiento en la decisión, ya sea, en el acceso a la ILE, o bien, en el seguimiento del control prenatal y acompañamiento en caso de decidir la adopción, es muy  significativo.

La participación juvenil, tanto en la prevención como en la promoción de la salud, es necesaria para que los y las adolescentes generen espacios de participación, escucha, autonomía, empoderamiento de su salud y el desarrollo integral.

Otro eje a destacar es el acceso a la educación sexual integral, a las Consejerías en Salud Sexual y Reproductiva, y a métodos anticonceptivos, ya que promueven que los chicos y las chicas puedan tener información y desarrollar habilidades personales para tomar decisiones sobre su vida sexual, el autocuidado y el cuidado mutuo. Tomar decisiones libres e informadas contribuye a reducir los embarazos no intencionales.

En relación a los derechos que se deben garantizar para prevenir este tipo de embarazos se destacan:

  • El derecho a la información y a la educación sexual.
  • El derecho a gozar de la propia sexualidad sin presiones ni violencia.
  • El derecho a acceder a consejerías en salud sexual y reproductiva y no reproductiva, y la provisión de  métodos anticonceptivos.
  • El derecho a una detección temprana y un abordaje integral del abuso sexual y el embarazo forzado.
  • El derecho a acceder a la Interrupción Legal del Embarazo –ILE frente a situaciones de violencia sexual y riesgo para la salud tal como establece el marco normativo argentino.

Vale recordar que en el sitio web del ministerio se puede acceder a los contactos para atenciones de salud sexual y reproductiva:

https://www.saludneuquen.gob.ar/wp-content/uploads/2020/09/MSaludNQN-Covid-19-Recursero-Salud-Sexual-y-Reproductiva.pdf