El sitio es uno de los más importantes yacimientos de grabados pictóricos en Latinoamérica por su valor científico, cultural y turístico.

El gobierno provincial, a través de los ministerios de Turismo y de las Culturas, y la Universidad Nacional del Comahue, informan que se encuentra abierta la temporada turística 2019-2020 del Parque Arqueológico Colomichicó, en el Norte neuquino.

El período de visitas está vigente desde 7 de diciembre y finalizará el 20 de abril próximo. El ingreso se realiza por el Centro de Servicios al Visitante ubicado sobre la Ruta Provincial Nº 39, a nueve kilómetros al sur de Varvarco.

El predio, de 76 hectáreas, se encuentra dentro de un área natural protegida y cuenta con un yacimiento de más de 800 bloques con grabados pictóricos de alto interés arqueológico. Su función se basa en trabajos de investigación, conservación y turismo.

Allí sólo se pueden practicar trekking, observación de flora y fauna, e interpretación histórica y arqueológica con fines recreativos y/o de estudio. Estas actividades deben estar coordinadas por un guía (prestador) habilitado por el ministerio de Turismo de la provincia.

Asimismo, los organismos y entidades responsables del Parque dispusieron distintas recomendaciones y obligaciones para quienes vayan a visitarlo: el recorrido debe ser por senderos debidamente autorizados y no podrá salirse del mismo, a fin de conservar y preservar las riquezas patrimoniales. Se podrá disfrutar del arte rupestre, el entorno paisajístico y tomar fotografías.

Además,  no se puede comer, encender  fuego y fumar en el sector donde se localizan los grabados, ni tampoco tocarlos. Los residuos deberán ser retirados del lugar.

Cualquier acción humana que modifique, extraiga, altere y/o dañe el patrimonio arqueológico, debe ser advertida y denunciada ante el guarda arqueológico del Parque, dependiente del ministerio de las Culturas, la policía o Gendarmería Nacional.

Horarios de visita y guías habilitados

Las visitas estarán coordinadas con los guías y el Centro de Servicios, pudiendo reservar turnos en las salidas diarias de las 6 con regreso a las 16, o el de las 8 con regreso a las 18.

Quienes quieran saber sobre el costo y contratar el servicio, deberán hacerlo con los guías habilitados para prestar esas funciones: Ramón Catalino Canteros,  de Andacollo (02942 15-661615); Viviana Alejandra Parada, de Chos Malal (02942 15-589751) y Raúl Antonio Rebolledo de Chos Malal (02948 15-411536).

Se podrán solicitar turnos en el Centro de Servicios, sujeto a la disponibilidad de los guías en inmediaciones al Parque.  El cupo máximo es de 20 visitantes, distribuidos en dos grupos (incluido el guía y ayudante de guía).

Podrán ingresar todo público a partir de los 10 años. Los chicos deberán estar acompañados de sus padres, o bien desde los 11 años a través de escuelas mediante la contratación del servicio de agencias de viajes habilitadas.

Los requisitos son: solicitud con anticipación, presentación de proyecto de visita elaborado por la escuela y aprobado por el Consejo Provincial de Educación, seguro contratado por la escuela, distribución del grupo según la capacidad de carga de visitas al parque, y equipamiento y preparación para el recorrido.

Se recomienda llevar algunos elementos como gorra, anteojos de sol, protector solar, agua, rompe viento o similar y calzado de trekking (preferentemente de caña alta).

Sobre el Parque

El Parque Arqueológico Colomichicó está compuesto también por el “sendero de acceso” de 12 kilómetros de extensión (de ida y vuelta) y el “sendero interpretativo”, donde se encuentran los bloques con grabados rupestres de un kilómetro de extensión.

Toda el área se encuentra bajo resguardo legal en materia de protección del patrimonio arqueológico y de uso turístico mediante la legislación nacional y provincial de las leyes: Nº 25743/03, Nº 2184/96 y Nº 2414/02.

Las instituciones que intervienen en su puesta en valor y gestión son la Universidad Nacional del Comahue, el ministerio de las Culturas y el ministerio de Turismo de la provincia.

Toda el área se encuentra bajo resguardo legal en materia de protección del patrimonio arqueológico y de uso turístico mediante la legislación nacional y provincial.