Las capacitaciones estuvieron destinadas a equipos de los Servicios de Obstetricia de los sistemas público y privado de Salud.

El ministerio de Salud informó que profesionales de los equipos perinatales participaron de capacitaciones que proponen unificar criterios médicos y acciones para la prevención, diagnóstico, tratamiento y referencia oportuna de la Hemorragia Post-Parto (HPP) en los Servicios de Obstetricia público y privado.

Desde el departamento de Maternidad e Infancia, dependiente de la dirección general de Atención Primaria de la Salud, llevaron a cabo dos talleres de habilidades de entrenamiento en colocación, armado y uso de Balón Hidrostático, balones alternativos, Técnica de Ameu y Suturas Hemostáticas, destinados al equipo perinatal del sistema público y privado. Estas acciones se hicieron en el marco de la reducción de la Morbimortalidad Materna y Adolescente en la República Argentina, propuesto por la secretaría de Gobierno de Salud.

Graciela Bernardo, referente Perinatal del departamento de Maternidad e Infancia, manifestó que “en estas jornadas fueron capacitados aproximadamente 60 profesionales, que gratamente recibieron el entrenamiento. Ellos van a transmitir a sus equipos los conocimientos adquiridos. De esa manera, podrán beneficiar a las mujeres que asisten con una mejor calidad de atención y favorecerán a la disminución de la morbimortalidad materna de Neuquén y regiones cercanas”.

El primer taller fue el 6 de noviembre en Zapala y se formaron tocoginecólogos, licenciadas en obstetricia, residentes y médicos generales de los hospitales Zapala, Cutral Co-Plaza Huincul, Las Lajas, Loncopué, Chos Malal y el Policlínico Modelo de Cipolletti. Participó en la organización el Comité de Docencia e Investigación y la dirección del hospital de Zapala.

El segundo taller fue el 7 de noviembre, con el apoyo de la dirección del hospital Bouquet Roldán, y se realizó en el auditorio Don Felipe Sapag, ubicado en el establecimiento de la capital neuquina. En esta oportunidad se capacitaron tocoginecólogos, licenciadas en obstetricia, residentes, médicos generales, instrumentadores quirúrgicos y licenciados en enfermería de los hospitales Heller, Castro Rendón, Senillosa y Plottier. También lo hicieron profesionales de Zona Sanitaria Metropolitana, Maternidad San Lucas, Policlínico Neuquén, CIDEM y Policlínico Modelo de Cipolletti.

A modo de balance, Bernardo expresó que “con estas capacitaciones se propone unificar criterios médicos y acciones para la prevención, diagnóstico, tratamiento y referencia oportuna de la Hemorragia Post-Parto (HPP) en los Servicios de Obstetricia, sobre la base de la mejor evidencia disponible, a fin de contribuir a la disminución de las tasas de morbimortalidad materna en la Argentina”. Dos de cada tres casos de Hemorragia Post-Parto ocurren en mujeres sin factores de riesgo y pueden identificarse, si los equipos cuentan con el conocimiento para usar los instrumentos necesarios.

En situaciones en las que una mujer presenta una Hemorragia Post-Parto (HPP) se pueden utilizar Balones Hidrostáticos. Los mismos actúan en la cavidad uterina, logrando la detención del sangrado por compresión de la pared. Estos balones no solo comprimen el útero, sino que también permiten el drenaje de sangre. “La tasa de éxito reportada por los capacitadores supera el 87% donde se detuvo la HPP (hemorragia pos parto) y se evitó la histerectomía (Operación quirúrgica que consiste en extirpar el útero total o parcialmente)”, explicó Bernardo y agregó que “lo mismo ocurre con las técnicas de suturas hemostáticas, que poseen elevada eficacia en el control de la HPP severa y reducen la necesidad de recurrir a una histerectomía”.

Otro de los temas abordados durante los talleres fue la Técnica de Aspiración Manual Endouterina (AMEU). Esta técnica es la primera opción recomendada por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para tratar embarazos no viables, biopsia de endometrio y hemorragia obstétrica. La AMEU es una técnica para vaciar el útero con el uso de un aspirador manual y cánulas de distintas medidas, que tiene las ventajas de menor infección, estancia hospitalaria, sangrado, costos, lesiones cervicales y uterinas, y uso de anestesia local comparada con el legrado evacuador (procedimiento quirúrgico que consiste en realizar un raspado de las paredes del interior del útero).

La dirección de Maternidad e Infancia de la Nación provee los insumos (balones, cánulas y jeringas) a los hospitales de mayor complejidad de todas las provincias. Los equipos de los hospitales de menor complejidad de Neuquén solicitaron también acceder a estos instrumentos.

El equipo capacitador estuvo a cargo de la dirección de Maternidad e Infancia de la Nación, integrado por Graciela López, obstétrica; Josefina Pino y Juan García, tocoginecólogos.