La ministra de Educación recalcó que se trató de una “construcción permanente, porque nunca se suspendió” la negociación. “El arreglo es anual y la construcción fue colectiva, como lo pidió el sindicato cuando se inició la mesa de diálogo”, señaló.

La ministra de Educación, Cristina Storioni se refirió al acta acuerdo firmada con la Asociación de Trabajadores de la Educación del Neuquén (ATEN) y destacó que “contempla las posibilidades anuales, no como el caso de otros sindicatos que firmaron un acuerdo semestral”. Explicó que “un docente que recién inicia en la escuela y que ganaba 8840 pesos, se proyecta que gane 11.831 pesos”.

“El arreglo es anual y la construcción fue colectiva, como lo pidió el sindicato docente cuando se inició la mesa de diálogo”, señaló la ministra y recalcó que se trató de una “construcción permanente, porque nunca se suspendió” la negociación. “El asunto salarial está encarrilado en el sistema educativo” durante el presente ciclo lectivo, expresó.

También se refirió al proyecto de ley presentado el 1º de marzo en la Legislatura sobre la paritaria pedagógica. “No solamente hay que hablar de lo salarial, sino que es un espacio para conectarnos entre los ciudadanos, con los padres, docentes y la comunidad”, dijo y añadió que se tratará de “un espacio colectivo, natural y espontáneo para dialogar sobre la educación, porque tiene muchas variables y factores de evaluación”.

“Queremos comprometer y generar espacios para que nuevas personas puedan opinar, sean o no docentes, porque queremos dar garantías colectivas”, indicó. Afirmó que “no hay otra forma de hacer modificaciones en la educación si no es colectivamente. Necesitamos una gran concertación”.

La funcionaria comentó que “el espíritu del proyecto de ley apunta a que nos sentemos a hablar de educación para generar más espacios, contenidos y oportunidades para nuestros estudiantes”. Sobre las posiciones opuestas, dijo que “es bueno que se dé un debate de ideas, como cuando se decía que Neuquén no podía tener su Ley de Educación y hoy la tenemos. Hay que poner esfuerzo, escuchar al que piensa diferente y conocer la posición del otro”.

Además, sobre el observatorio, dijo que “es una buena oportunidad, porque está conformado por diversos organismos y funciona por fuera del ministerio y del Consejo de Educación, para trabajar con objetividad, pero sin tomar posturas, sino dar recomendaciones sobre determinados temas”.

“Dentro de las acciones de gobierno, proponemos reivindicar la escuela: mirarla desde otro lado. Esa es la recomendación a los funcionarios, que se acerquen y trabajen desde la escuela, cara a cara con la comunidad educativa”, aseguró la ministra.

Dijo que para dar más agilidad a las soluciones “hay que cambiar cuestiones desde lo actitudinal, en este caso de la función pública, y por supuesto que si hay normativas que entorpecen estar cerca de la gente y que datan de mucho tiempo, hay que modificarlas”.

Destacó que su intención es recorrer permanentemente las escuelas y comentó que desde el comienzo del ciclo lectivo el 29 de febrero visitó más de 20 establecimientos. “Esta es la manera y todos los que cumplen funciones públicas en el sector educativo deben hacerlo”, agregó.

“La escuela debe recuperar la confianza y nosotros debemos demostrar que somos capaces de hacer cosas diferentes”, señaló y comentó, a modo de ejemplo, el importante ahorro que se produjo al cambiar todas las luminarias del Consejo Provincial de Educación. “Bastó sólo con una decisión”, expresó y destacó la importancia de los “pequeños gestos para que la educación deje de verse a partir del salario, del mantenimiento o de la cosa fea”.

“Cuando un proyecto es sentido por la comunidad y por los docentes, y se construye junto a las autoridades, puede persistir en el tiempo”, recalcó.

Educación secundaria

“La educación secundaria es un tema central del sistema educativo”, dijo la ministra y agregó que “tenemos un acuerdo previo firmado con el sindicato, entre otros, para hablar de la transformación curricular en el secundario”.

Storioni aseguró que “este proceso hay que desarrollarlo sí o sí este año. Ya están pautadas las reuniones y la organización. Van a participar los delegados docentes, el sindicato, el Poder Ejecutivo, los estudiantes. Es un gran desafío”.

Auxiliares de servicio

“En el caso de los auxiliares de servicio, están agrupados en un convenio colectivo de trabajo y cuando se designa a una persona debe tener la documentación correspondiente”, dijo y manifestó que “el gobierno debe analizar esto con el sindicato ATE, que es parte de ese convenio colectivo, para favorecer lo que la escuela necesita”.

“Las escuelas, de acuerdo con su planta funcional, tienen los auxiliares que le corresponden según los metros cuadrados del establecimiento. Cuando un auxiliar falta, no tenemos los mecanismos para reemplazarlo rápidamente, pero me comprometo a trabajar firmemente en esta agilidad y dinamismo que requiere la situación”, concluyó.