La localidad lacustre fue sede del ejercicio que convocó a autoridades de defensa y responsables civiles de la Argentina y Chile especializados en catástrofes naturales.

El gobierno de la provincia del Neuquén participó esta mañana del simulacro de  Catástrofes Naturales que se desarrolló en San Martín de los Andes. El plan consistió en un ejercicio combinado entre las fuerzas de seguridad de Argentina y Chile, la Junta Municipal de Defensa Civil (integrada por 23 instituciones), y contó con el apoyo del ministerio de Defensa de la Nación, especialistas en geología y climatología.

El objetivo fue evaluar la capacidad de acción frente a una posible catástrofe climática, como fueron las últimas erupciones de volcanes que afectaron a la zona; y también la elaboración de planes de contingencia, la unificación de procedimientos, las metodologías y combinación de recursos para alcanzar mejores resultados.

El ministro de Ciudadanía, Gustavo Alcaraz participó del evento con la subsecretaria de Defensa Civil y Participación Ciudadana, Vanina Merlo. Ambos fueron recibidos por la intendenta de San Martín de los Andes, Brunilda Rebolledo.

Al término del evento, las autoridades coincidieron en destacar que este tipo de acciones “fortalecen los vínculos entre las fuerzas en pos de una misión de paz y solidaridad para protección de la sociedad civil”.

Subrayaron el trabajo coordinado entre las fuerzas armadas y con la sociedad civil, donde se priorizó “la cordialidad y el dialogo”. Concluyeron que “los mejores resultados se alcanzan en forma conjunta”.

La jornada

Las instituciones comenzaron a operar en la zona el martes pasado con distintas prácticas, oportunidad que permitió que turistas y residentes se interiorizaran del evento, sumándose así a los procedimientos.

La jornada de hoy comenzó temprano con la conformación del Comité de Emergencias (COE). La intendenta Brunilda Rebolledo fue quien lo presidió, puso al tanto de la situación y quien se encargó de redireccionar las acciones a seguir.

Los ejercicios ante catástrofes naturales simularon eventos con la intervención de un campamento en la plaza San Martín, donde se concentró el sistema de comunicaciones; un robot submarino en el Lago Lacar, helicópteros en simultáneo sobrevolando el pueblo, un hospital de campaña en la costanera; y un avión Hércules arrojando material desde el aire, entre otras situaciones.