La subsecretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible precisó que en Portezuelo Norte se produjo una pérdida de líquido e hidrocarburo condensado que afectó una superficie de unos 3 a 4 metros cuadrados. Dijo que los ocupantes de esas tierras fiscales impidieron la reparación y saneamiento del lugar.

La subsecretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible reiteró este martes que “la protección y conservación del ambiente es una preocupación principal del gobierno provincial”, y lamentó que los superficiarios ocupantes de las tierras fiscales de Portezuelo Norte “impidan nuevamente a la empresa petrolera que opera en ese lugar la reparación, saneamiento y restablecimiento de las operaciones”, luego de que el pasado sábado se produjera allí una pérdida de hidrocarburo que afectó a una superficie de unos 3 a 4 metros cuadrados.

El incidente consistió en “una pérdida de líquido e hidrocarburo condensado, de un volumen no mayor a 25 litros, cuya dispersión abarcó la superficie citada, en un área a cargo de la empresa Apache”, explicó la subsecretaría a través de un comunicado de prensa.

Con respecto a la cañería de conducción en cuestión, precisó que “no se trata de un gasoducto ni de un oleoducto de transporte de producción, sino de un ducto de 6”,  reconvertido y utilizado para el transporte de gas seco, de muy bajo caudal y baja presión, que  provee el gas que se usa solamente para alimentar a los motores de los aparatos de bombeo de los pozos Portezuelo Norte 2, 7 y 8”.

“Los superficiarios ocupantes de esas tierras fiscales, Carol Seoane y  Martin Velazquez, como en otras ocasiones, nuevamente han impedido a la empresa la reparación y saneamiento del lugar y el restablecimiento de las operaciones. Por lo que al estar inhabilitada esta línea de gas de bajo caudal, los pozos mencionados están parados y  no están aportando su producción al sistema”, explicó la subsecretaría.

Recordó que “la comunidad originaria responsable de esa zona es la Lonco Purran, a cargo del señor Uribe, quienes son los representantes legalmente constituidos y reconocidos por las autoridades provinciales y nacionales.” Indicó, además, que la comunidad Winkul Newen “no tiene registro provincial ni nacional”.

Precisó que hoy, martes, inspectores de la subsecretaría “intervinieron a fin de solucionar la controversia entre la empresa y los habitantes del lugar, persistiendo éstos en su negativa a avanzar en las tareas técnicas necesarias para habilitar el sistema de producción”.

“La protección y conservación del ambiente es una prioridad principal del gobierno provincial –aseveró-. Tanto en el área de anticlinal campamento como en Portezuelo Norte,  se está llevando a cabo un programa con las comunidades Lonco Purran y Gelayco, que tienen el reconocimiento de la mayoría de los habitantes de esa región”.

Lamentó luego que “en lugar de permitir la aplicación de  soluciones técnicas a la problemática existente, esta familia priorice otras especulaciones personales, impidiendo el acceso para efectuar las tareas necesarias y los procedimientos pertinentes en aplicación a las normativas vigentes”.