Este año, la Semana Mundial de Sensibilización sobre el Consumo de Sal se desarrolla del 8 al 14 de marzo bajo el lema: “¡Más sabor, menos sal!”.

Con la premisa de que la reducción del consumo de sal/sodio es una de las intervenciones más efectivas para prevenir la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, el Ministerio de Salud fomenta diversas herramientas para desarrollar e implementar políticas integrales en la reducción de su consumo, como la difusión de mensajes para promover prácticas saludables en el hogar, las escuelas y lugares de trabajo.

Este año, la Semana Mundial de Sensibilización sobre el Consumo de Sal se lleva a cabo desde el 8 hasta el 14 de marzo, con el lema “Más sabor, menos sal”. El objetivo es recuperar el gusto original de los alimentos que muchas veces son opacados por la incorporación excesiva de sal en las preparaciones.

La pandemia por COVID-19 cambió la vida de las personas de muchas maneras, y la forma de alimentarse es una. Por este motivo se busca alentar a las personas y a las familias a usar menos sal y reemplazarla con hierbas como albahaca, orégano, cilantro, perejil, pimentón, ajo, pimienta negra, comino y especias.

Es fundamental evitar el uso de salsas procesadas como la salsa de soja o de tomate y los aderezos para ensaladas que pueden contener mucha sal “oculta”. Por último, una buena idea para reducir la sal en nuestras recetas puede ser utilizar menos cubitos de caldo o hacerlos de forma casera preparando un caldo con huesos de pollo.

Actualmente, el consumo promedio de sal es entre 2 ó 3 veces más alto que la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que es de 5 gramos por persona por día.

En nuestro país, a partir de la Estrategia Nacional para la Reducción del Consumo de Sodio, la cartera sanitaria nacional busca dar cumplimiento a la Ley De Reducción de Consumo de Sodio Nº 26905. Cabe señalar que los Estados Miembros de la OMS acordaron reducir en un 30% el consumo de sal de la población mundial hasta el 2025.

Todos los años, la OPS celebra la Semana Mundial de la Sensibilización sobre la Sal con el objetivo de promover la reducción de la sal en las dietas de las personas en todo el mundo y así mejorar la salud pública. La fecha fue instituida en 2005 por la World Action on Salt and Health (WASH).

Algunas recomendaciones para reducir el consumo de sal: evitar los alimentos ultraprocesados es una medida muy efectiva, ya que dos tercios de la sal/sodio que se consume están “ocultos” en estos productos; priorizar los alimentos naturales y la comida de elaboración casera; sustituir la sal por otras especias o hierbas aromáticas; quitar el salero de la mesa y evitar el agregado de sal durante el proceso de elaboración de la comida (es preferible agregar solo un poco al final) y recuperar y redescubrir el gusto de los alimentos.