El Jefe de Gabinete valoró positivamente “el diálogo que se está llevando adelante con el gremio docente, con la mira puesta en el retorno de las clases y con la construcción conjunta de una propuesta sostenible y acorde a las posibilidades de las cuentas públicas”, pero sostuvo que “hay que hacerlo con la mayor prudencia y responsabilidad, porque la economía neuquina aún no se recupera de los efectos adversos que generó la pandemia de Covid-19”.

“El 2020 concluyó para Neuquén con un déficit cercano a los 15 mil millones de pesos. Perdimos además recursos corrientes por más de 21 mil millones respecto de lo que habíamos presupuestado antes de la pandemia. Este déficit no fue mayor en razón de la gestión de recursos extraordinarios que ingresaron a la provincia provenientes de deudas del gobierno nacional que se efectivizaron durante el año pasado, ATN y otros ingresos. Esos recursos que no se generaron, se perdieron definitivamente y no vamos a poder generarlos mágicamente durante éste año” explicó el funcionario.

“En ese mismo lapso fue necesario tomar nuevo financiamiento para poder hacer frente a las obligaciones del Estado, en particular aquellas vinculadas con la gestión sanitaria de la pandemia”, agregó.

González remarcó que “el Estado provincial fortaleció el sistema de Salud y atendió las diferentes demandas de los sectores más afectados por la pandemia, especialmente de aquellos que perdieron sus empleos. Esta situación aún continúa y no puede soslayarse como si ya no existiera”.

“Ahora, el problema que se nos presenta es que la recuperación de los recursos no tiene el ritmo ni la magnitud esperada, porque el desempeño económico del país y de la provincia tampoco está mejorando aceleradamente. En consecuencia, la recuperación de recursos es inferior a la inflación estimada para todo el año. Hay señales positivas, pero tiene que primar la cautela”, concluyó.