Durante la jornada se apuntó a la socialización de prácticas docentes que permitan generar estrategias para lograr la inclusión en las escuelas.

Hoy se llevó a cabo la : inclusión un desafío constante en nuestras instituciones. Fue en el Centro Educativo Terapéutico (CET) Quelluen de la ciudad de Neuquén. Participaron más de 200 supervisores, directivos y docentes de la modalidad especial.

La actividad estuvo organizada por la dirección general Modalidad Especial del Consejo Provincial de Educación (CPE) y el equipo del CET Quelluen, quienes explicaron que en el marco de la escuela inclusiva es muy importante generar un espacio de intercambio, actualización, formación y capacitación en la temática para la transmisión de experiencias de trabajo y la reflexión acerca de distintas estrategias pedagógicas y su implicancia en las prácticas docentes.

La ministra de Educación, Cristina Storioni, celebró el espacio pensado como “lugar de consenso y concientización sobre la importancia de socializar y construir propuestas pedagógicas basadas en la inclusión”.

Norma Filidoro disertó acerca de prácticas inclusivas en las escuelas, que planteó el jugar como una forma de lograr la inclusión y el aprendizaje, “el juego debe crear aprendizaje, la escuela no debe perder el carácter lúdico, que se gesta en los primeros años de vida”, indicó.

Además, Filidoro sostuvo la necesidad de repensar e interpelar lo establecido como común o normal en las escuelas, “¿por qué se aprende sentado y quieto?, ¿por qué cada niño y niña debe permanecer en su lugar?”, son algunos de los interrogantes que dejó como inquietudes a los presentes. “La inclusión educativa consiste en inventar tiempos y espacios para todos y cada uno, y promover la apuesta del docente sobre la capacidad de cada estudiante”, destacó.

Luego de la conferencia, los asistentes participaron de talleres vinculados a los procesos de pensamiento, aprendizaje y lenguaje en niños con problemas en la constitución subjetiva, autismo e inclusión.