Representantes de distintas comunidades religiosas compartieron su concepción acerca de la vida, bajo una mirada integral de construcción de conocimiento y respeto por las creencias del prójimo.

Se desarrolló ayer por la tarde en el Centro Cultural Provincial Juan Bautista Alberdi, un encuentro interreligioso denominado “Paz por la Vida”, donde participaron representantes de distintas comunidades que conviven en el territorio neuquino y miembros de la dirección general de Religión y Culto de la provincia.

El objetivo del encuentro fue reflexionar acerca de los conceptos que tienen las diversas religiones respecto de “qué es la vida” y “cómo se debe vivir”, todo bajo una mirada integral de la construcción del conocimiento y basándose en el respeto por las creencias del prójimo.

Respecto a la importancia del evento, el subsecretario de Gobierno y Justicia, Juan Pablo Prezzoli, explicó que “se trata de un encuentro que nos distingue a nivel nacional donde las distintas comunidades: judía, musulmana, evangélica, católica, pero también la cosmovisión mapuche, participan y dan conocer su sabiduría, su conocimiento, motivaciones, creencias, y desde ese lugar se generan espacios de entendimiento, de confluencia y de diálogo fructífero, con la finalidad de lograr una convivencia cada días más armónica, respetuosa de la diversidad”.

El objetivo del encuentro fue reflexionar acerca de los conceptos que tienen las diversas religiones respecto de “qué es la vida” y “cómo se debe vivir”.

La jornada contó con la participación de oradores elegidos por las propias comunidades, entre los que se encuentran José Lumerman (Comunidad Judía), Lorenzo Klink (Comunidad Evangélica), Daniel Lorente (Comunidad Católica), Pety Pichiñan (Comunidad Mapuche) y Julio Jalil (Comunidad Musulmana).

Prezzoli también se pronunció sobre de la pluralidad de culturas y religiones que coexisten en este territorio y del respeto existente entre cada una de ellas. “Neuquén es una provincia absolutamente diversa, con orígenes, tradiciones, trayectos recorridos por distintas personas que nacieron y se criaron en este suelo y otros que llegaron. Pero todos somos neuquinos. Y esta tierra que es tan abierta, se ha convertido en un faro de paz, porque a diferencia de lo que sucede en otras partes del mundo donde se producen guerras por religión, tradición, cultura, nosotros podemos dar testimonio de que en la diversidad hay una unidad y una coincidencia que tiene que ver con la defensa de la vida como valor máximo”.

Por su parte, el director de Religión y Culto de la provincia, Germán Cazeneuve, señaló que “se buscan puntos comunes e irrenunciables, donde todos puedan adherir. Lo importante es darnos cuenta de que las distintas religiones tienen algo para decir, no sólo a quienes son propios de una religión, sino a cualquier persona”.

La provincia del Neuquén cuenta con espacios de pluralidad, donde representantes de distintas creencias se integran en el diálogo, la reflexión y el trabajo en equipo. Se trata de la Mesa Interreligiosa (conformada por representantes mapuches, judíos, musulmanes, evangélicos y católicos); la Mesa Interreligiosa de Mujeres (que es única en el país); y la Mesa Ecuménica (integrada por las iglesias Católica y Evangélica), que este lunes tendrán su encuentro de cierre de año.

Se desarrolló ayer por la tarde en el Centro Cultural Provincial Juan Bautista Alberdi el encuentro interreligioso denominado “Paz por la Vida”.