Se trata de un programa de la subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Adultos Mayores destinado a promover la efectivización de los derechos de adolescentes.

Con la presencia de 150 chicos y chicas y 22 adultos, se realizó este lunes el primer encuentro con adolescentes en el marco del programa “Hablalo, es Mejor!!”, de la subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Adultos Mayores, del ministerio de Ciudadanía. Tuvo lugar en el CPEM 89 de Rincón de los Sauces.

La actividad contó con la coordinación de talleristas de la subsecretaría y de la red insterinstitucional local, que se encargó de la organización previa de la jornada. Esta red está integrada por el municipio, personal de Salud, del Consejo de las Mujeres y la Iglesia Evangélica.

Al respecto, la directora del Área de Promoción de Derechos, Patricia Amaolo, destacó “la participación activa de los chicos y chicas, a esta nueva propuesta. Esto se vio plasmado en sus producciones gráficas y hasta en una canción que realizaron para expresarse sobre los distintos disparadores que se trabajaron”.

En la dinámica de taller “plantearon la necesidad de ser respetados por los adultos, de contar con espacios recreativos y culturales y manifestaron su preocupación por el abuso policial.  Además reclamaron espacio de participación para armar normas institucionales en conjunto”, precisó.

Por su parte, los adultos referentes, entre ellos docentes y autoridades del establecimiento además del supervisor Carlos Moyano, también trabajaron en lo que se propuso y resaltaron las potencialidades de los chicos y las chicas, tomando el compromiso de fortalecer la identidad institucional. Los docentes señalaron que elegían trabajar en este establecimiento.

El programa “Hablalo, es mejor!!” comienza a recorrer distintos establecimientos de la provincia proponiendo a los y las adolescentes que puedan reflexionar sobre sus vínculos, el cuidado de su cuerpo y la efectivización de sus derecho a la salud sexual integral. Donde los adultos protectores también asuman su responsabilidad de  acompañar, escuchar y proteger a los y las adolescentes.