La capacitación es organizada por la Mesa Ecuménica del Neuquén, en conjunto con el gobierno provincial y la universidad.

Se realizó esta mañana en la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), el segundo Curso de Operadores Socio Espirituales y de acompañamiento en Adicciones, del que participan de manera conjunta la Mesa Ecuménica del Neuquén, el gobierno provincial y la universidad.

Durante la jornada el subsecretario de Gobierno y Justica, Juan Pablo Prezzoli, destacó tanto la motivación que lleva a los participantes a perfeccionarse en un camino por el que ya vienen transitando: “El de ayudar”; como el hecho de que sumen conocimientos en materia de prevención.

“La lucha contra las adicciones es el objetivo común que une a la religión, la política y la ciudadanía”,  consideró y destacó el trabajo de las distintas mesas que son convocadas y coordinadas por la dirección general de Religión y Culto.

El subsecretario agregó que “ser parte del Plan Unico de Abordaje de las Adicciones y los Consumos Problemáticos de la Provincia nos brinda el acceso a todas las herramientas del Estado”, y subrayó el respaldo del Gobernador Omar Gutiérrez a este curso que “se adapta a las exigencias de las instituciones, sin imponer nada”.

A la clase inaugural, en la que se dictó un taller de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar (RCP), también concurrieron el director provincial de Vinculación Comunitaria, Pablo Prost; el director general de Religión y Culto, Germán Cazeneuve; y la subsecretaria de Salud de la Provincia, Alejandra Piedecasas, quien hizo hincapié en que “Dios coloca a las personas en lugares estratégicos”.

Por su parte, el coordinador de la Unidad de Gestión para el Abordaje de Consumos Problemáticos y Adicciones, Hernán Ingelmo, destacó la sintonía entre quienes participan en el curso y se refirió al Plan Unico de Abordaje, que impulsó el Gobierno, y en cuyo marco se desarrolla el curso de operadores socio espirituales. “Hay un vacío profundo detrás de la adicción, que la persona está intentando llenar; por eso el abordaje debe ser integral”, mencionó Ingelmo.

El curso, cuyo cupo fue cubierto hace ya más de 20 días, es dictado por la Cátedra Libre de “Salud Pública y Adicciones” de la UNCo y se extenderá durante ocho clases.

La propuesta busca aportar herramientas académicas para fortalecer trabajo de apoyo a quienes quieren dejar atrás el flagelo de las drogas.