Se llevaron adelante en edificios escolares de 26 localidades donde funcionan instituciones de los distintos niveles educativos. Varias de ellas se encuentran en zonas rurales.

El ministerio de Gobierno y Educación, a través de la Coordinación de Mantenimiento Escolar, lleva adelante la supervisión de las obras de gas en los edificios escolares.  Muchas de ellas son de grandes dimensiones y requirieron de mayor inversión; y en algunas localidades se articulan las tareas con los municipios y con la subsecretaría de Obras Públicas de la provincia.

 

“Las 39 redes de gas se distribuyen en 26 localidades de la provincia, llegando a escuelas ubicadas en parajes como Ruca Choroi, Huantraico, o la planta de campamento de Vilú Mallín. Cada una de estas obras atraviesan un proceso por el cual profesionales del ministerio despliegan un trabajo territorial de seguimiento,  Hidenesa, YPF o Camuzzi realizan la prueba de hermeticidad para luego otorgar la verificación”, explicó el ministro Osvaldo Llancafilo.

 

Además de las 39 obras mencionadas se proyectan otras cuatro para iniciar a corto plazo.

 

“En las escuelas más alejadas, con albergue y comedor, hemos realizado la instalación completa de gas, de cocinas, termotanques, calefactores, reemplazo de cañerías y ventilación y traslado de nichos para termotanques”, dijo el arquitecto Javier De La Vía, director provincial de Auditoría Técnica del ministerio de Gobierno y Educación.

 

Llancafilo agregó que la escuela de Huantraico “es una institución que en otro momento funcionó en el período septiembre-mayo, pero actualmente su ciclo lectivo se desarrolla entre marzo-diciembre. Esto obedece a que, durante los meses estivales los niños y niñas acompañan a su familia a la veranada, una cultura que está arraigada en las familias del interior de la provincia. Por eso era trascendental llegar con la obra de gas. Los inviernos son crudos y la educación un derecho”.