En el nosocomio del Norte neuquino se desarrollan intervenciones de baja complejidad y se prevé la adquisición de equipamiento para la práctica de operaciones complejas, a fin de evitar la derivación de pacientes.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que en los últimos días se retomaron las cirugías oftalmológicas en el hospital Gregorio Álvarez de Chos Malal y que también se prevé la adquisición de material para aumentar la complejidad de las intervenciones.

Raúl Correa, director del hospital, comentó que “desde hace dos años que no se realizaban cirugías oftalmológicas, por lo que volver a la práctica redunda en una mejor atención para la población de la zona Norte de la provincia”.

Correa informó que desde el 31 de mayo hay un nuevo oftalmólogo y agregó que “desde la conducción le planteamos qué es lo que necesitaba para realizar cirugías e inmediatamente nos hizo un listado; gestionamos los materiales y el resultado es que se están empezando a hacer nuevamente cirugías de baja complejidad”. Asimismo, comentó que se prevé incorporar material para operar en alta complejidad.

Pablo Arias, oftalmólogo del hospital, comentó que “comenzamos con las cirugías de terigio; son intervenciones accesibles y menos complejas que otras. La primera cirugía se la realizamos a una persona de 60 años, oriunda de Chos Malal”.

Arias comentó también que esta patología “se puede dar en cualquier edad,  depende mucho de la sensibilidad del paciente a las condiciones climáticas; teniendo en cuenta que nosotros estamos con un clima seco y ventoso, y también por la radiaciones ultravioletas del sol, estos tres factores son los que en las personas predispuestas, con el paso del tiempo, se va propiciando este tipo de lesión benigna”.

“Es la primera vez que el hospital cuenta con los materiales adecuados para realizar este tipo de cirugías”, indicó el profesional y agregó que “en las cirugías interviene el equipo de quirófano, enfermeros, médicos y circulantes. Se realiza en el quirófano central del hospital, previa internación del paciente en el área correspondiente, y en este caso, por tratarse de un adulto mayor, se lo internó en el área de clínica médica y cirugía, y luego pasó al quirófano”.

Actualmente el hospital, además de estar preparado para realizar este tipo de cirugías oftalmológicas, puede hacer otras de más baja complejidad y también atender urgencias por algún tipo de accidentes.

El servicio también se orienta a nuevos objetivos. “Queremos llegar a realizar cirugías de cataratas, así los pacientes pueden tener respuesta a las necesidades que están teniendo, y de esta manera evitarles que tengan que viajar para atenderse en otros lugares como Zapala o Neuquén capital”, señaló.

“Vamos a poder hacer cirugías de chalazión, un orzuelo crónico que deja una protuberancia en el párpado que se nota mucho, y se puede extraer”, concluyó el oftalmólogo.